Graciela Mirta Raffaeli / Ser argentino en México - 29 de Julio de 2007 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 201854431

Graciela Mirta Raffaeli / Ser argentino en México

Autor:Graciela Mirta Raffaeli
RESUMEN

Columnista Invitada. Con motivo de la visita del presidente de Argentina, la autora relata la experiencia de una nueva migración de argentinos a México

EXTRACTO GRATUITO

¿Como es la experiencia de vida para un argentino en México?

"¿Un argentino?", se preguntarán algunos... "uh, ¡ojalá fuera sólo uno!" Es cierto, somos muchos los argentinos que por diferentes motivos vivimos en suelo mexicano, como tantas son las impresiones y vivencias que tenemos.

Llegamos por primera vez a estas tierras un día de la primera semana lluviosa de abril de 2004. Traíamos tantas ansiedades en nuestros corazones y nuestros ojos no dejaban de asombrarse de esta ciudad impresionante, inmensa y en pocas horas también acogedora. Veníamos a trabajar, en realidad mi esposo había sido invitado a trabajar en México.

¿Qué sabíamos de este país tan bello, con hermosas playas y una historia asombrosa? Los suplementos de viajes nos mostraban sus bellezas, sus zonas arqueológicas y pensábamos lo fantástico que sería conocerlo; soñábamos con visitarlo.

También sabíamos que México fue el lugar para muchos de nuestros compatriotas que por razones ideológicas y económicas, desde la década de los setenta en adelante, se vieron obligados a buscar un pedazo de suelo donde poder refugiarse y construir su futuro.

En aquellos años Argentina comenzaba a transitar épocas muy difíciles, que día a día fueron transformándose en terribles: las diferencias políticas e ideológicas pasaron a un plano de violencia insostenible y así muchos intelectuales, profesionistas y artistas emigraron a estas tierras huyendo de la dictadura y la censura. Sabíamos de ellos por algunas publicaciones a las que ocasionalmente podíamos acceder. Y así fuimos construyendo de México la imagen de un lugar donde había una salida.

A fines del 2001 en mi país protagonizamos una nueva, repetida y grave crisis política, social y económica, y entonces nuestro imaginario colectivo pensó en México y en sus posibilidades. Recuerdo la tristeza que nos embargaba cuando veíamos cómo a diario muchos de los nuestros, especialmente jóvenes profesionistas, se despedían de sus seres queridos en el Aeropuerto de Ezeiza entre llantos y abrazos.

Siempre tuvimos los argentinos la imagen de un México próspero, con oportunidades para propios y extraños, a pesar de ser también un país de migrantes, en el que miles de mexicanos viajan a Estados Unidos para resolver sus necesidades laborales y económicas.

Sólo dios sabe qué difícil es dejar la patria, los seres queridos, los afectos, y empezar a reconocer e intentar incorporar a nuestras vidas nuevos lugares,...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS