'El antihéroe más seductor' - 2 de Septiembre de 2012 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 396174018

'El antihéroe más seductor'

Autor:Andro Aguilar
 
EXTRACTO GRATUITO

"Muchas veces la verdad tiene que disfrazarse de mentira para alcanzar sus fines". Con esa cita de José Saramago como epígrafe, el periodista y escritor Alejandro Almazán inicia su novela El más buscado (Grijalbo, 2012), cuyo personaje principal está inspirado en la vida del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán.

El autor busca retratar a través de un personaje ficticio la trama política que existe en el mundo del narcotráfico en México, cuyos principales afectados, enfatiza, son los ciudadanos ajenos a la industria del crimen.

"No es una batalla entre buenos y malos, sino entre malos y malos, que quieren apoderarse de ese control de las drogas", advierte, "yo no hice un libro para satisfacer a equis o ye narco, yo hice un libro con el pretexto de un narcotraficante famoso para que la gente entendiera que el narcotráfico es parte de la vida misma y que tiene un juego político".

Durante sus coberturas periodísticas, Almazán fue recolectando testimonios, historias que la gente le contaba sobre el capo que ha aparecido durante cuatro años consecutivos en la lista de la revista Forbes. Sólo algunas eran comprobables, por lo que decidió refugiarse en la ficción.

"No podía hacer algo periodístico porque no tengo las pruebas, sólo tengo presunciones, para eso existe la literatura, la ficción", explica. "He visto muchos textos que crucifican a El Chapo Guzmán y a mí me parecía que no era el diablo ni era dios que bajó a ayudar a los pobres, sino simplemente era un ser humano que había que intentar retratar".

Y da vida a El Chalo Gaitán, un serrano sinaloense que, al igual que El Chapo, vende quesos y pan en su infancia, tiene un tío con el que se inicia en el negocio del narco, es arrestado en Puente Grande por su relación con el homicidio de un obispo en Guadalajara, se lía con muchas mujeres y comienza a construir su leyenda al fugarse de una prisión de máxima seguridad.

Para hallar la esencia de su personaje, el periodista se acercó a gente que él sabía que había tenido contacto con el narcotraficante de alguna forma.

"No me interesaba saber de El Chapo si tenía comprado a fulanito de tal, si tiene relaciones con mandos policiales, si el Ejército, si el Presidente... no. A mí me...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA