Atentado ecológico - 23 de Julio de 2000 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 81012359

Atentado ecológico

Autor:Iván Sosa
 
EXTRACTO GRATUITO

Definida después de Tokio y Sao Paulo como la tercera metrópoli más grande del mundo, la Ciudad de México cuenta con una zona de conservación ecológica cuya sobrevivencia está amenazada por la expansión de la mancha urbana.

El Distrito Federal (que ocupa menos de la mitad de toda la Zona Metropolitana) tiene una superficie de 150 mil hectáreas, de las cuales 59 por ciento (88 mil hectáreas) están consideradas suelo de conservación, señala el Programa de Recuperación de Bosques y Areas Verdes.

De esas 88 mil hectáreas, sólo 49 por ciento se conserva como área forestal o pastizal, pues 34 por ciento está dedicado a usos agrícolas y 16 por ciento se encuentra en franco proceso de urbanización, revela el Estudio para la Recarga del Acuífero en el DF.

El suelo de conservación que todavía no está en vías de urbanización transita hacia el mismo destino, pues comuneros y ejidatarios (propietarios del 70 por ciento del total de la zona ecológica) protagonizan un silencioso mercado de venta de predios rurales, informó la directora de Proyectos Ambientales del DF, Diana Ponce.

"El suelo de conservación representa la viabilidad de la ciudad en las próximas décadas", definió Aarón Mastache, Secretario del Medio Ambiente del DF, al explicar que la zona ecológica proporciona una serie de servicios ambientales como regeneración del ciclo hidrológico del agua, aportación de aire limpio o captura de las emisiones de gases cuyo efecto invernadero provoca el cambio climático.

La inmigración hacia la capital es uno de los principales factores de presión sobre el suelo de conservación, "para el 2010 tendremos un incremento de 500 mil habitantes y es de esperarse que busquen habitar la zona ecológica", advirtió Diana Ponce.

Esta es ya una tendencia registrada por el reciente censo del Instituto Nacional de Geografía, Estadística e Informática, pues las delegaciones plenamente urbanas registran tasas de decrecimiento poblacional en tanto las siete asentadas en suelo de conservación reportan niveles de expansión.

La población promedio anual aumenta 4.3 por ciento en Milpa Alta, 3.8 por ciento en Tláhuac, 3.6 por ciento en Xochimilco, 2.4 por ciento en Cuajimalpa, 2.3 por ciento en Tlalpan, 1.4 por ciento en Magdalena Contreras y 0.9 por ciento en Alvaro Obregón.

El principal factor que provoca la expansión urbana a costa de la zona de conservación es el alto valor inmobiliario que ofrece el cambio de uso de suelo, frente a la escasa retribución que para comuneros...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA