Balanza de Minerva: Contraste - 19 de Octubre de 2003 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 81999803

Balanza de Minerva: Contraste

Autor:Fernando Pessoa
 
EXTRACTO GRATUITO

Esta sección está dedicada a la crítica de los libros malos y en especial a la crítica de aquellos libros malos que todo el mundo considera buenos. El libro consagrado por unas cualidades que no tiene, del hombre consagrado por unas cualidades que otros le han atribuido; el libro de aquel que tras ganar fama, finge ahora que duerme; el libro del que entró en el palacio de las musas por la ventana o cogió la manzana de la sabiduría con la ayuda de una escalera..., todo esto se pesará en la balanza de Minerva.

Claro que la razón del título Balanza de Minerva es la circunstancia de que Minerva no tiene balanza alguna. Vagamente absurdo, el título encierra en sí mismo la definición de un modo de ver las cosas, que opta por oponerse a todos para tener razón inútilmente. La conciencia del esfuerzo inútil y del trabajo perdido es una de las grandes emociones estéticas que quedan a quien se preocupa por las cosas que todavía quedan.

La crítica, en cambio, no es más que la forma suprema y artística de la difamación. Es preferible que sea justa, pero no es totalmente necesario que lo sea. La justicia, además, es la justicia de los fuertes. En el fondo, todo es bondad. La única forma de decir algo bueno de un libro es hablar mal de él. Si es malo, se le hace justicia; si es bueno, lo pone en la evidencia que un libro bueno merece. Y, al final, nada de esto tiene importancia, ya que la Historia se encarga de llevarse bajo el brazo los libros buenos a casa. Y en cuanto a los malos, la crítica no hace más que cavarles la sepultura y rezar por ellos en su último descenso en el latín que hablaba Juvenal. A veces, como mejor se sella esta justicia mortal es con siete paladas de elogios.

La justificación última de la crítica bien entendida es satisfacer la función natural de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA