Del Boom al nuevo milenio - 27 de Noviembre de 2016 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 654105725

Del Boom al nuevo milenio

Autor:Andro Aguilar
 
EXTRACTO GRATUITO

Una diferencia que halla el escritor Sergio Ramírez en el panorama literario que rodeó al Boom latinoamericano y lo que ocurre en la actualidad tiene que ver con el mercado editorial: al haber crecido la producción de obras, los jóvenes autores ahora deben disputar el espacio en las librerías, donde los títulos de los grandes escritores de esa generación siguen, ahora como clásicos.

"Ya hay en América Latina una nueva literatura del milenio, pero los escritores del Boom eran cuatro y hoy en día hay decenas de escritores, que no demeritan en su calidad, pero sus libros tienen que disputarse las mesas de novedades todos los días", explica en entrevista.

El nicaragüense nació a la vida literaria inmediatamente después de la generación que puso el foco del mundo en las letras latinoamericanas en la década de los 60 y 70. Convivió de cerca con Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa. Los leyó de primera instancia y se hizo amigo de los cuatro.

En 1970, publicó su primera novela Tiempo de fulgor, a la que siguieron varias colecciones de cuentos y cuatro novelas antes de aquella que lo consagró: Margarita, está linda la mar, con la que ganó el premio Alfaguara en 1998.

Medio siglo después del Boom, poco queda del realismo mágico, pero las temáticas de la región permanecen, destaca el narrador.

"Nosotros encontramos temas recurrentes en la literatura latinoamericana que tienen que ver con los fenómenos sociales, políticos; esos están ahí y es imposible eludirlos. Tenemos lecturas que siguen siendo caracterizadas por su anormalidad. Si antes se hablaba de eso en La fiesta del Chivo o Yo el Supremo, hoy se habla del narcotráfico, el drama de los migrantes, la corrupción. Esos temas siempre están ahí, lo que pasa es que están expresados de distintas maneras, con otro tipo de herramientas, de lenguaje y hay un lenguaje digital que obviamente influye", explica.

El desafío de la literatura en el siglo XXI, subraya el nicaragüense, está en la forma de expresión, no en los temas.

"La literatura siempre lucha por la experimentación constante, la forma, más que por los contenidos. La forma de escribir va cambiando mucho, de manera radical, la aplicación del lenguaje en los medios...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA