Cambian la vida de artesanos - 22 de Mayo de 2016 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 640211245

Cambian la vida de artesanos

Autor:Tania Romero
 
EXTRACTO GRATUITO

Cristina Ortiz y Petra Secundino son originarias de Naupan, Puebla; ambas son artesanas, aprendieron a bordar desde que eran niñas; sin embargo, no tenían a quién venderle.

No obstante, hace cinco años, cuatro jóvenes, entonces estudiantes del Tecnológico de Monterrey campus Santa Fe, las invitaron a bordar puños y detalles en algunas camisas, las cuales empezaron a vender entre sus conocidos.

Ese fue el origen de la empresa social Someone somewhere, que en sus primeros años llevaba por nombre Flor de Mayo.

La compañía fabrica camisas, gorras, mochilas y playeras con bordados indígenas.

José Antonio Nuño, egresado de Ingeniería Industrial y director general de la compañía, explica que a los artesanos les ofrecen 160 por ciento más ingreso que la actividad que les generara más dinero en su localidad.

Además, les brindan diversos talleres, desde técnicas para bordar sobre camisas, playeras u otras prendas, hasta finanzas personales, para que administren mejor sus ingresos.

"Ha sido una muy buena experiencia. Desde mi niñez, cuando empecé a aprender a bordar, nunca pensé llegar a esto y ver cómo nuestros bordados se ven diferentes en las prendas", comenta Petra, quien en la temporada de cosecha también trabaja cortando café.

"De los talleres hemos aprendido a bordar en diferentes telas, antes bordábamos solamente en bramante, en tela blanca, ahorita ya aprendimos a hacer el deshilado y a bordar directamente sobre la playera o la camisa".

De iniciar con cinco artesanos y produciendo de 20 en 20 piezas, los jóvenes actualmente hacen equipo con 140 artesanos en tres estados del País. Ello les ha permitido producir de mil en mil productos.

La meta para finales de año es comercializar la marca en Estados Unidos y posteriormente en Europa y Australia.

Para cumplir el objetivo, destaca Nuño, requerirán emplear a más artesanos.

"Queremos llegar a mil artesanos a finales de 2016. Nuestra meta es que todos los artesanos con los que trabajamos vivan arriba de la línea de pobreza que marca el Coneval, con la que ya pasan de sobrevivir a empezar a pensar en cosas más grandes que qué van a comer mañana", indica el joven de 25 años.

"Esto genera muchos impactos abajo, como que sus hijos sigan estudiando y no vayan a trabajar, acceso a medicina, a mejoras en su casa, o servicios de agua, etcétera".

Las indígenas que llevan trabajando con Someone somewhere desde hace varios años afirman que la oportunidad que les dieron los jóvenes sí ha representado una...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA