Cita con el Mundo - 27 de Junio de 2009 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 204773287

Cita con el Mundo

Autor:Con información de Alberto Armendáriz, Patricia Miranda, Alejandro Pairone, Carlos Rubio, Carmen González, Inder Bugarin, Irene Savio, Ivett Rangel, Mónica Delgado, Yaotzin Botello y Cecilia Núñez
 
EXTRACTO GRATUITO

UN PARQUE ENTRE RASCACIELOS

NUEVA YORK

Después de tres años de intensos trabajos, finalmente el pasado 9 de junio se abrió el High Line, primer parque en las alturas de Nueva York, que con un diseño de la prestigiosa firma de arquitectos Diller Scofidio + Renfro se construyó sobre unas antiguas vías de tren elevado, en desuso desde 1980. El esperado parque serpentea por los edificios del barrio de Chelsea, desde la Calle 14, justo en el Meatpacking District, hasta el Javits Center, en la Calle 34. En su recorrido, este flamante paseo verde atraviesa el nuevo Standard Hotel, de André Balazs, y en su extremo sur posee un espacio artístico que por ahora estará reservado a la instalación de Spencer Finch: "El río fluye en ambos sentidos", que mezcla un colorido vitral con fotografías del río Hudson. www.thehighline.org

PASIÓN POR EL CACAO

MONTREAL

Los adictos al chocolate encuentran en Les Chocolats de Chloé un templo donde el cacao y exóticas especias son objeto de culto. En esta chocolatería artesanal, ubicada en el vecindario Plateau Mont Royal, cada una de las delicias que se venden está hecha y decorada a mano. Muchos aseguran que Chloé Germain-Fredette y su equipo elaboraban los mejores chocolates de Montreal mezclando el oscuro Valrhona con algunos ingredientes como cardamomo, azafrán, albahaca, pimienta de cayena, vinagre balsámico o té Earl Grey. Mientras los visitantes ven cómo las empleadas elaboran las delicias tras un impecable vidrio, Chloé envuelve la selección de cada cliente en encantadoras cajas. Antes de visitar la aromática casa de Chloé conviene navegar por su página de internet, tan divertida como el mismo lugar.

www.leschocolatsdechloe.com

ROPA DE REO

BERLÍN

Normalmente hay que cometer un delito para estar dentro de una cárcel y usar ropa de reo. ¿Y quién querría ser encerrado sólo para ataviarse con estas prendas? Un buen día, el empresario alemán Stephan Bohle tuvo la idea de ir a la cárcel de Tegel atraído por la noticia de que los prisioneros confeccionaban su ropa. Así que comenzó a comercializarlas. Pero entre que fue acusado de explotar a los reos y que la demanda creció, tuvo que dejar a los prisioneros tras los barrotes y poner la ropa en libertad. Hace un par de meses, renovó su empresa con nueva ropa basada en diseños de algunas prisiones europeas y la comenzó a distribuir. Ahora las ganancias producidas se destinarán velar los derechos de los reos que, presuntamente, están encarcelados injustamente. www.haeftling.de

FUMANDO ESPERO...

...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA