Colaborador Invitado / Pablo Majluf: Calderón no - 7 de Febrero de 2019 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 762630833

Colaborador Invitado / Pablo Majluf: Calderón no

Autor:Colaborador Invitado
 
EXTRACTO GRATUITO

Felipe Calderón nos invita a su nuevo proyecto de partido político, México Libre. Ante la exigua oposición, se pide una voz sólida que desafíe a Morena, esa reencarnación de partido ecuménico que aglomera múltiples corrientes. Si el obradorismo devoró algunos partidos tradicionales y orilló al olvido a otros, los tiempos parecen reclamar una iniciativa con la misma ambición holística; esto es, que logre juntar a todo lo que escapa al caudillo. Y quién mejor -dirían algunos- que su némesis: el hombre que ya lo venció. Pero, ¿es Calderón la anhelada respuesta?

Note usted que no digo "los Calderón" aunque ambos lanzaron la convocatoria bajo la trillada fórmula conyugal, porque si algo sabemos es que el partido se trataría inequívocamente de él. Y he ahí el primer gran problema: si a Margarita le queda grande el país o siquiera un debate, a Calderón le queda chico un partido. Su desmedido afán por controlar al PAN fue el origen de la división que permitió el regreso del PRI en 2012, antesala del nuevo régimen. Así, uno puede esperar exactamente la misma injerencia vertical en un partido fundado por Calderón que en uno fundado por el caudillo. Difícil imaginar demasiada pluralidad, no digamos voces encontradas. Es paradójico que México Libre sea el nombre de un partido que no augura ser eso: libre.

Desanima, también, que la primer solicitud en la página web sea registrarse. Sólo después vienen las ideas, un collage de principios tautológicos: igualdad de oportunidades, Estado de derecho, libertad económica, bien común, en fin, clichés que hacen más por esconder las pulsiones más conservadoras de sus creadores que por defender ideales. Y no es sólo que Calderón ya se haya quedado corto como presidente en conseguir lo ofrecido, es que son las promesas de cualquier político tradicional desde hace más o menos 60 años. Se antoja estéril por anacrónico. Si se pretende contrarrestar al morenismo, uno esperaría al menos una novedad. Claro que Calderón es un conservador -busca conservar, no renovar-, pero entonces por qué venderse como liberal europeo. ¿No es mejor evitar perífrasis y circunloquios y manifestarse enérgicamente? Tal vez...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA