Comienzan 200; terminan miles - 9 de Mayo de 2011 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 274961063

Comienzan 200; terminan miles

Autor:Daniela Rea
RESUMEN

Crónica: Toma marcha fuerza en la ciudad. Se integran habitantes de Cherán y la policía comunitaria de Guerrero

 
EXTRACTO GRATUITO

Comenzaron 200 y sumaron miles. La convocatoria del poeta Javier Sicilia sacó de casas, escuelas, comercios y oficinas a víctimas, ciudadanos comunes y desconocidos que coincidían en el reclamo de alto a la guerra.

Desde Cuernavaca marchó Rebeca con un muerto ajeno que adoptó como propio. Edgar Peralta de 29 años, sabría después, murió a balazos frente a su casa. Ella lo acompañó a morir. Alguien más llamó a una ambulancia, pero primero llegó el Ejército porque para el gobierno, dice, todos los muertos "son narcos". No para ella, quien durante veinte minutos le sostuvo la mano y le dijo que se fuera tranquilo.

Se sumó también María Martínez, doctora en educación originaria de Cuautitlán Izcalli. Decidió venir a la marcha hace apenas unos días cuando a bordo de su automóvil presenció el macabro hallazgo de 4 cabezas humanas sobre un BMW. María dice que no puede esperarse a que algo le ocurra a sus hijos para actuar. Con ese ímpetu, convenció a un par de vecinas que dejaron los días de club por la movilización.

Con ciudadanos como ellas, poco a poco la marcha creció, de mil 200 que llegaron a la Ciudad de México se contaban 15 mil, 30 mil, 50 mil. Padres de familia con sus hijos en carriolas y un "gracias por pensar en nuestro futuro", ancianos que con esfuerzos daban pasos lentos y jorobados, estudiantes "ninis", ni militares ni narcos.

En Churubusco se sumaron 14 amigos, albañiles y ambulantes de Orizaba. Cansados, sudados, con el pelo enmarañado y las mochilas a la espalda, vinieron a reclamar la aparición de su amigo Gabriel Gómez Caña. Inspirados por el poeta, iniciaron su marcha desde el jueves 5 y realizaron pequeños mítines en cada poblado intermedio, convocando a la movilización nacional.

El cruce con Viaducto fue la sorpresa. Al subir la pequeña loma, se descubrió un Eje Central repleto de ciudadanos hasta donde la vista alcanzaba. Hacia adelante de la vanguardia otra marcha había surgido, casi todos personas de clase media que salieron casi espontáneos, sin organización. Hacia atrás, a la peregrinación de los dolientes seguían 30 mil solidarios.

Ahí se había...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA