Información, reflexión & cultura política - 21 de Julio de 2013 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 449931922

Información, reflexión & cultura política

RESUMEN

Retrospectiva. Democracia en construcción

 
EXTRACTO GRATUITO

Protagonistas y analistas de la historia política que Enfoque ha registrado en 19 años y ocho meses (mil ediciones) revisan acontecimientos que vivieron en carne propia o que debatieron en estas páginas, y valoran el impacto que tuvieron en la evolución de nuestra cultura política.

1993

Del pacto de Salinas al de Peña Nieto

Es sorprendente y amonestador que, casi 20 años después, el tema del pacto político por elecciones civilizadas, legales y libres siga siendo un tema. Basta ver el pleito que se traen PAN, PRD y PRI en este mes electoral, con causas reales e inventadas y, más terriblemente, los asesinatos de candidatos y coordinadores de campaña.

Al inicio del sexenio, los partidos suscribieron un pacto de 95 reformas de leyes, instituciones y políticas con el propósito de que la democracia muestre capacidad de gobernar el país después de años improductivos. Ahora proponen un acuerdo para realizar una nueva reforma electoral. Tienen razón, el proceso electoral mexicano, con las normas, instituciones, prácticas, infracciones y delitos que lo marcan, suscita sospechas y conflictos que erosionan la legitimidad política de las autoridades elegidas. La elección de los gobernantes sigue siendo el caballo de batalla de una transición democrática interminable por el oportunismo, la transgresión y ahora la delincuencia.

Muchos respaldamos los pactos políticos, tanto los electorales como los de gobernanza, porque la rivalidad política como principio es algo torpe, fastidioso e improductivo, que hace perder la confianza en las capacidades directivas del gobierno democrático. En cambio, los acuerdos políticos entre partidos rivales sobre la agenda del gobierno y sus prioridades son condición básica para que el gobierno democrático llegue a ser gobierno, una agencia relevante de dirección social. Otro políticos y analistas cuestionan el pacto y lo consideran un juego estratégico a conveniencia de los dirigentes dominantes (el PRI, los gobernadores locales, los grupos económicos...), que subordina a las oposiciones, las desfigura y les hace perder significado. Sin comentario.

Conviene recordar que el pacto político está en el origen del Estado moderno, que existe por un contrato social, por un pacto. Recordar también que las democracias exitosas son las que se basan en pactos entre los partidos y los grupos sociales fundamentales, desde el "Nuevo Pacto" roosveltiano en la Depresión hasta los pactos de las transiciones democráticas y los de los Estados sociales ejemplares, que por ser capaces de integrar capital y trabajo, tradición y modernidad, han manejado la crisis financiera global del 2008 sin haber padecido crisis fiscales y de legitimidad. En cambio, los Estados revolucionarios, que no se sustentan en un pacto social sino en la imposición política de una vanguardia, se han colapsado todos y no representan ningún ideal político.

Luis F. Aguilar

Politólogo.

1994

Chiapas: David contra Goliat

¿Cómo fue posible que una fuerza militar tan pequeña como el EZLN ocupara los grandes espacios de la comunicación global y pusiera en jaque al régimen político? La razón principal fue que logró posicionarse como el representante de los excluidos, de los indios, de los más pobres, cuya presencia puso en duda la imagen de un México exitoso, modelo de reformas liberales, cuyas expectativas se habían alimentado desmesuradamente. Puso en entredicho la imagen del México exitoso. Fue David contra Goliat: un movimiento comunitario indígena que se atrevía a jugarse la vida enfrentando militarmente al Estado y se burlaba de la globalización. El momento fue decisivo: sucesión presidencial de 1994 y entrada en vigor del TLC.

Desde su posición de víctimas sociales, el EZLN pudo abanderar la causa de la exclusión indígena y confrontar la antidemocracia del sistema político. El levantamiento provocó reacciones en cadena que articularon la inconformidad y la movilización; así pusieron en riesgo al régimen.

El levantamiento atrajo los reflectores nacionales y mundiales por la autenticidad de quienes estaban dispuestos a morirse por una convicción. La comunicación global y la acción de las ONG de derechos humanos impusieron costos elevadísimos a la represión. Por la presión mediática, impactó al Congreso y gobierno norteamericanos. Generó preocupación en los mercados financieros. En horas se pasó del festín a la incertidumbre.

Manuel Camacho Solís

Ex comisionado para la Paz en Chiapas.

Aquel 'annus horribilis'

El asesinato de Luis Donaldo Colosio fue el epicentro del año telúrico de 1994. Ese año nos despertamos con el levantamiento neozapatista y nos fuimos a dormir con la devastadora crisis económica detonada por "el error de diciembre", y, en el camino, nos cimbraron el asesinato de Ruiz Massieu y, sobre todo, el de Colosio. Huelga explicar que lo de Donaldo fue para mí una experiencia terrible. El golpe anímico, las presiones políticas, las insidias mediáticas, todo conspiró contra quienes denunciábamos una conspiración. Por haber convocado a una reunión de diputados colosistas fui acusado de desestabilizador e irresponsable, y varios "calumnistas" difundieron la consigna contra mí y contra quienes motejaron canallescamente como "viudas de Colosio". Pero eso fue lo de menos. Luego vino el gobierno resentido de un hombre cuya máxima virtud es la buena suerte, Ernesto Zedillo, quien procesó la pérdida mediante la apuesta por el olvido. No creo exagerar si digo que fue entonces cuando se nos fue de las manos la esperanza de culminar la transición democrática -no la alternancia- y cuando se incubó el huevo de la serpiente de la violencia. La corrupción en México venía de muy lejos, pero a partir de aquel annus horribilis empezó a imbricarse con la imposición violenta de la perversión y el envilecimiento de nuestro tejido social.

Agustín Basave

Ex diputado federal del PRI.

El primer debate

El primer debate de candidatos presidenciales que tuvo lugar en México a través de los medios de comunicación se distinguió por la franqueza y la claridad con la que se habló; cada quien dijo lo que quiso y proyectó la imagen que pudo proyectar. Se habló con dureza, pero con respeto, no hubo ordinariez ni vulgaridad. PRI, PAN y PRD cuidaron que el formato, si bien rígido, no fuera ventajoso para nadie.

El debate influyó considerablemente para que Acción Nacional pasara de 3 millones de votos en 88, con Maquío, a 10 millones de votos en 1994, a pesar de las circunstancias oficialistas que se vivían en aquellos tiempos.

¿Por qué no fue posible que el debate finalmente decidiera el resultado de la elección? Hay que buscar una entrevista que se le hizo a Salinas, cuando dijo que una de las desgracias que se vivieron en 94, además del levantamiento zapatista y el asesinato de Colosio, fue el debate, y él mismo manifiesta que tuvo que hacer una reorganización del PRI, ponerle un cuerpo especial de asesores y arreglar lo que se refería a los medios de comunicación. Por ahí se puede encontrar la punta de la hebra que lleva al resultado final de esa elección. Todo México sabe que las elecciones en aquel tiempo tenían otras reglas, otras autoridades electorales y otro pueblo, porque hoy el ciudadano toma mayor participación e interés en la vida pública. En aquel tiempo teníamos que mover de manera diferente las almas de los ciudadanos, pero esa elección ayudó a remontar algunas ideas que se superaron, para que en el sexenio siguiente viniera la alternancia.

Diego Fernández de Cevallos

Ex candidato presidencial del PAN.

1994 y Alianza Cívica

1994 no se olvida. Se rebelaron los zapatistas, dos asesinatos políticos cimbraron al sistema, la economía se desfondó y, finalmente, la sociedad exigió de manera pacífica y organizada respeto por el voto.

Diversos organismos civiles tenían años exigiendo elecciones confiables para acelerar la alternancia; creíamos que un cambio de partido traería gobiernos de calidad. Se popularizó la observación de los comicios y en 1994 Alianza Cívica movilizó a más de 30 mil ciudadanos que hicieron un diagnóstico integral de la elección presidencial. Nunca antes se había hecho un ejercicio tan ambicioso y profesional. Se señalaron avances y carencias y se demostró que hubo unos comicios limpios y modernos y otros mugrosos e inequitativos. La tesis caló y fue aceptada por la mayoría del Consejo General del Instituto Federal Electoral ciudadanizado y por el ganador de aquella elección, Ernesto Zedillo. Después del 94 se desgranaron los cambios: en el 96 reforma política; en el 97 la izquierda gana la capital; en el 2000 el PRI entrega Los Pinos y se desencadenó la euforia porque había llegado ¡el cuerno de la abundancia democrática!

Las elecciones del 2013 nos regresan a 1994: una parte de las elecciones es limpia, otra plagada de mañas e irregularidades. El cambio está en la actitud ciudadana; en el 2013 hay grandes dudas sobre la calidad y la utilidad de los comicios. 20 años después observo la bancarrota ética de los partidos y me pregunto: ¿sirve de algo votar?

Sergio Aguayo

Investigador de El Colegio de México.

1995

Error de diciembre y crisis del 95

No hubo error de diciembre que fuera responsable de la devaluación de diciembre de 1994, pues esa devaluación era inevitable. Lo que sí hubo fue falta de preparación del nuevo Presidente, Ernesto Zedillo, para administrar esa devaluación mucho mejor de lo que lo hizo.

Las consecuencias en la política son dos principalmente: una es el desprestigio que sufrió gran parte del programa económico de Salinas, pero en especial las privatizaciones, una vez que fue exhibida la gran corrupción tras la detención de Raúl Salinas. Esa consecuencia está vigente y es la principal razón por la que las privatizaciones en México no son populares. Zedillo tuvo la oportunidad de limpiar el nombre de las reformas, llevando hasta sus últimas consecuencias el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS