Diego Valadés / Seguridad en democracia - 19 de Diciembre de 2017 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 699247273

Diego Valadés / Seguridad en democracia

Autor:Diego Valadés
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Las funciones de seguridad son muy diferentes en los sistemas constitucionales que prevén controles políticos eficaces y donde falta este tipo de instrumentos.

Entre los factores que dificultan al Estado mexicano disponer de mayores atribuciones en cuestiones de seguridad está la debilidad del sistema representativo y la consiguiente desconfianza que inspira un aparato coercitivo sin una decisiva y sistemática supervisión democrática.

Los datos demoscópicos muestran un elevado aprecio por las Fuerzas Armadas, en contraste con la baja valoración de las autoridades políticas. Una causa de esta percepción está asociada al temor que suscita el riesgo de la arbitrariedad.

Cuando se dice que a todos nos afecta el deterioro institucional, no se habla de un tema abstracto. Este déficit propicia la corrupción y los altos índices de desigualdad social que padecemos. Otro tanto sucede ante el fenómeno delictivo: enfrentarlo requiere instituciones bien diseñadas.

El eje que soporta al sistema de seguridad está roto y no lo remedian medidas como la Ley de Seguridad Interior. Combatir la delincuencia organizada demanda un instrumental robusto y ágil, pero siempre sujeto a controles democráticos que garanticen a los gobernados la protección de los intereses colectivos.

Esa Ley no resuelve el problema de la impunidad ni la arcaica distribución de competencias federales en materia jurisdiccional, y menos aún ayuda a que la ciudadanía confíe en las instituciones de seguridad. Además, la Ley suscita rechazo porque contraviene varias disposiciones constitucionales.

La Ley contiene elementos que desbordan lo previsto por los artículos 29 y 119 de la Constitución, por ejemplo. El artículo 29, correspondiente a la suspensión de garantías, se aplica en los casos de "perturbación grave de la paz pública, o de cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligro o conflicto". Por su parte el artículo 2 de la Ley intenta definir la seguridad interior con una vaguedad: "una condición que proporciona el Estado mexicano"; y agrega que su objeto es "salvaguardar la permanencia y continuidad de sus órdenes de gobierno e instituciones, así como el desarrollo nacional mediante el mantenimiento del orden constitucional, el Estado de Derecho y la gobernabilidad democrática en todo el territorio nacional".

Es ostensible que los términos de la Ley exceden en amplitud al artículo 29 constitucional, con un agravante: para hacer frente a una perturbación grave de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA