Ecos de viaje / Oda al Art Déco - 22 de Noviembre de 2015 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 587829350

Ecos de viaje / Oda al Art Déco

Autor:Adalberto Ríos
 
EXTRACTO GRATUITO

El siglo 20 comenzó con un entusiasmo creador que pasó de los rasgos ondulantes, sinuosos y asimétricos del Art Noveau a las líneas rectas, geométricas y zigzagueantes del Art Déco, que ornamentó nuevas edificaciones en diferentes latitudes.

CORONACIÓN DE UN ESTILO

El edificio Chrysler debe gran parte de su fama al estilo Art Déco que lo caracteriza y lo hace inconfundible. El arquitecto William Van Alen diseñó el emblemático edificio con logrados elementos de Art Déco, desde su recepción hasta su singular techumbre, que evocaba partes automotrices de la época.

Este dificio se inauguró en 1930, durante su construcción se libraba una feroz competencia entre los rascacielos para ostentar la mayor altura del mundo.

Su rival, el edificio 40 Wall Street, lo superó por 61 centímetros.

Sin embargo, Van Alen había estado construyendo dentro del edificio una aguja de acero inoxidable que colocó en una tarde, lo que valió para que el edificio Chrysler fuera reconocido como la mayor altura; marca que a los once meses (ya en 1931) le arrebató el Empire State.

La que no ha sido superada es su original distinción como el edificio favorito de los neoyorquinos. En 2005 el Museo de Rascacielos de Nueva York convocó a 100 reconocidos especialistas para nominar al edificio predilecto, 90 de los 100 votaron por el Edificio Chrysler

LAS INFLUENCIAS ANCESTRALES

Al inicio del siglo 20, los grandes descubrimientos arqueológicos eran motivo de enorme interés y aún de modas, como sucedió con la Egiptología o los hallazgos en Mesopotamia.

Desde luego, las ciudades helénicas y romanas eran focos de atención.

En América se presentó una fascinación por lo incaico, los mayas, los aztecas o las expresiones de los indio Pueblo, navajos y hopis, entre otros.

El Art Déco tomó elementos de esas culturas, dado que sus diseños lineales y geométricos eran hermosos, sugerentes e inspiradores para sus propuestas.

Así comenzaron a aparecer edificios decorados con grecas y otros elementos ancestrales, siendo uno de los mejores ejemplos el interior del Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México donde...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA