Eduardo Caccia / Nosotros, la gente - 21 de Julio de 2013 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 449931270

Eduardo Caccia / Nosotros, la gente

Autor:Eduardo Caccia
 
EXTRACTO GRATUITO

De mi clase de física en secundaria tengo evocaciones que nunca me han abandonado. Ingratamente, se ha evaporado el nombre del maestro, pero toda la vida he tenido presente que velocidad es igual a distancia sobre tiempo. Aun ahora, cuando me cautivan los fenómenos sociales, la fórmula emerge como eslabón perdido.

Hace días un avión Boeing de Asiana tuvo un accidente aterrizando en San Francisco (evidentemente un conflicto entre V=D/T). Al poco tiempo (T) recibí un correo que me impresionó. La firma especializada en líneas aéreas SimpliFlying hizo un análisis de cómo el suceso trascendió (D) en las redes sociales y lo mal que reaccionó (V) Asiana durante la crisis.

La primera nota se dio ¡a los 30 segundos! del impacto, por Krista Selden, que abordaba otro avión. Tomó una foto y la publicó en Twitter, adelantándose a todas las cadenas de noticias que la empezaron a asediar en búsqueda de una entrevista. Paulatinamente, otros actores se ocuparon del tema en las redes: la policía, el aeropuerto de San Francisco, la autoridad aeronáutica. Increíblemente, Asiana no apareció en la red sino hasta seis horas después del siniestro, hecho muy criticado por la comunidad en línea que vorazmente demandaba información.

Todas las variables en V=D/T han sido modificadas por la tecnología. La fórmula sigue siendo tan vigente como siempre, pero la escala en la que vivimos ha cambiado por completo. Hoy estamos más cerca de las personas y de los eventos, la distancia es más corta o imperceptible (¿qué tanto importa lo distante que estemos para enviar un correo electrónico?). Nos comunicamos y nos enteramos más rápido, los antiguos estándares de minutos hoy son segundos.

En contraparte, las redes sociales nos hacen dudar: ¿para ser ermitaño contemporáneo basta renunciar a la red?, ¿el aislamiento nos hace más felices? Savater, reflexionando sobre Kafka, dice que muchos "quisieron ver reflejada en él esa idea tan curiosa de que los horrores de la vida los descubres en la soledad, apartándote de los demás, cuando todos sabemos que en realidad se encuentran cuando te ves con los otros".

La reacción de Asiana muestra que el abandono informativo es un pecado mayor. (Las empresas deberían tener planes de contingencia en redes sociales). El silencio es llenado por la comunidad, como un ataque de abejas, una llama...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA