Enrique Dussel Peters/ ¿Y el tipo de cambio? - 8 de Agosto de 2002 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 81880167

Enrique Dussel Peters/ ¿Y el tipo de cambio?

Autor:Enrique Dussel Peters
 
EXTRACTO GRATUITO

Mientras que el Banco de México y fuentes cercanas al Gobierno señalan que el tipo de cambio se encuentra en equilibro -e incluso que éste sólo puede estar en equilibrio por definición, dado que es resultado de la oferta y de la demanda de divisas, siendo que las instituciones públicas en general, incluyendo a Banxico, no influyen en éste-, un creciente grupo de empresas, académicos, pero particularmente la Canacintra y la ANIERM, entre otras, han señalado que el tipo de cambio se encuentra sobrevaluado en forma significativa y que sus repercusiones han sido negativas para el sector productivo en México.

Bien vale la pena profundizar sobre las diversas estimaciones del tipo de cambio real y, por otro lado, sobre sus repercusiones.

En el primer aspecto, es importante señalar que el propio Banco de México (http://www.banxico.com.mx/) establece que el tipo de cambio se encuentra sobrevaluado, con base en 1990 y hasta marzo del 2002, en un 41.6 por ciento; estas estimaciones, por cierto, se usan en el Primer Informe Presidencial (Anexo Estadístico, pg. 244). Estos datos, por otro lado, concuerdan con cifras calculadas por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la cual indica que en el 2001 el tipo de cambio se encontraba sobrevaluado en un 33.8 por ciento. Desde esta perspectiva, tanto estimaciones oficiales mexicanas como otras internacionales coinciden en una sustancial sobrevaluación del tipo de cambio real en la actualidad; incluso considerando las recientes tendencias.

El tipo de cambio, por otro lado, ha resultado en significativos efectos en la economía mexicana, incluyendo:

  1. Importantes desincentivos para las exportaciones, dado que los exportadores reciben menos pesos por sus dólares exportados.

  2. Una creciente competencia en el mercado doméstico, y afectando particularmente a las empresas establecidas en México.

  3. A profundas distorsiones en los precios domésticos y en la percepción de México en el mundo. Destacan, por ejemplo, que la productividad del sector manufacturero en dólares aumentó, base 1993, en 56.8 por ciento en marzo del 2002 con respecto a 1993, mientras que lo hizo en menos de 20 por ciento en pesos constantes, según el Sistema de Contabilidad Nacional (SCN) de INEGI. De igual forma, los salarios medidos en dólares del sector manufacturero aumentaron anualmente en 4.4 por ciento durante 1993-2002, e incluso en 13.3 por ciento durante 1998-2002, mientras que su crecimiento ha sido ínfimo según...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA