Entrevista / Justo Navarro / Tras los pasos de Pound - 24 de Junio de 2011 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 284642651

Entrevista / Justo Navarro / Tras los pasos de Pound

Autor:Carlos Rubio Rosell
 
EXTRACTO GRATUITO

MADRID.- La casualidad quiso que el escritor español Justo Navarro (Granada, 1953) residiera en la ciudad italiana de Pisa durante los mismos meses en que vivió, 60 años antes, el poeta estadounidense Ezra Pound como prisionero en un campo de concentración y a la espera de ser juzgado por alta traición.

Ese hecho motivó una minuciosa investigación que dio como resultado la recién publicada novela El espía (Anagrama, 2011), una de las más inquietantes, bellas y extraordinarias obras del autor granadino.

"Tuve que vivir en Italia, en Pisa, entre junio y diciembre de 2009, y me di cuenta de que durante esos mismos meses, pero más de 60 años antes, Ezra Pound también había estado en Pisa, aunque en condiciones mucho peores que las mías: en un campo penitenciario del ejército de Estados Unidos de América, acusado de traidor", relata Navarro en entrevista con Cafeína.

"Así que empecé a investigar los pasos que habían llevado al poeta a su prisión. Era una historia digna de ser contada".

El autor de poemarios como Los nadadores, Un aviador prevé su muerte o Mi vida social, y de novelas como Accidentes íntimos, El alma del controlador aéreo o Finalmusik explica que para interpretar el cruce de caminos que se da en su nueva novela entre realidad y ficción, tuvo que bucear no sólo en la obra de Pound (1885-1972), sino en testimonios e incluso en los procedimientos policiales de la época.

"La aventura de Pound como propagandista radiofónico de Mussolini y Hitler durante la Segunda Guerra Mundial está documentada. En algún momento de mi investigación, leí que los servicios de contraespionaje italiano sospechaban, ante el tono incoherente de alguna de las charlas de Pound, que el escritor estuviera utilizando la radio para mandar mensajes cifrados al enemigo, a los aliados angloamericanos. Esa interrogación, esa alusión enigmática, fue el principio de El espía".

Como no tenía detalles del tipo de investigación al que sometieron a Pound, estudió los procedimientos de la policía y de los servicios de inteligencia mussolinianos.

"Descubrí en los diarios del yerno de Mussolini, el Conde Ciano, ministro de Asuntos Exteriores, una nota sobre un confidente que denunciaba una conjura para asesinar al ministro, fraguada precisamente en una casa que Pound frecuentaba a diario. Así que la novela no quiere ser una copia de las cosas. Es más bien un aparato óptico para ver mejor mi propia realidad a través de otras realidades".

Respecto a Pound, ¿la Historia le ha...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA