Ernesto Diezmartínez / Sí hay quinto malo - 6 de Mayo de 2011 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 274614563

Ernesto Diezmartínez / Sí hay quinto malo

Autor:Ernesto Diezmartínez
 
EXTRACTO GRATUITO

En una escena de Rápidos y Furiosos (Lin, 2009), cuarto episodio de esta interminable saga de autos y persecuciones, una sexy muchacha le pregunta al rudo delincuente Dominic Toretto (Vin Diesel) si él es de los que les gustan más los autos que las mujeres.

Diesel, con su gangosa voz castigadora, dice: "me gusta todo lo que está bien formado". O sea, los carros y las mujeres son iguales: la única diferencia es que con la mujer no tienes que pagar tenencia.

En la quinta -y seguramente no última- parte, Rápidos y Furiosos 5in Control (Fast Five, EU, 2011), hay una escena muy similar. Un tipo le presume a otro su lujoso auto recién adquirido -"uno de los cuatro que hay en el mundo"- y de él sale una morenaza de fuego. Pero ninguno de los dos le pone mucha atención en la mujer. Teniendo un carro como ese, ¿quién necesita viejas?

Rápidos y Furiosos 5in Control es una cinta-summa de la ideología de la saga fílmica: las mujeres son secundarias -cuando no simples objetos- y lo que importa son los autos y, por supuesto, los machotes y valientes corredores que los manejan, encarnados por Vin Diesel y Paul Walker.

Ahora los dos están en Río de Janeiro, donde, al estilo de La Gran Estafa (Soderbergh, 2001) reúnen a todos los personajes de las anteriores cintas para robarle unos cuantos millones de dólares a un mafioso peñanietesco y engominado llamado Reyes (Joaquim de Almeida), quien tiene en sus manos la ciudad porque reparte electricidad, hace calles y levanta escuelas en las empobrecidas favelas.

El arma secreta para sacudir la rutina de la serie -autos, choques, minifaldas, Vin Diesel...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA