Félix Fernández / Aromas - 23 de Abril de 2008 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 202228075

Félix Fernández / Aromas

Autor:Félix Fernández
 
EXTRACTO GRATUITO

"¿A quien tenemos cerca? De abajo me viene un fresco aroma a agua y jabón", le dijo el invidente Coronel Frank Slade a su ayudante Charlie Simms en la película Perfume de mujer.

Son el sudor, las pomadas, la ropa sucia, el olor a pasto y el jabón, una combinación irremediablemente nostálgica que recuerda al vestuario de un equipo de futbol. Mitad agradable, mitad detestable, pero siempre tan característico que ningún otro aroma en conjunto, se asemeja. Porque no solamente son los olores del futbol, sino la sensibilidad que se despierta al ingresar a una cancha o un vestidor; digamos que la importancia del momento agudiza nuestros sentidos.

Supongo que a usted, padre de familia, le ha sucedido: su mujer, durante el embarazo, incrementa de manera notoria su olfato, al grado que no tolera ni el olor a desodorante. Acontece de un día para el otro y quizá el rechazo no desaparezca. En mi caso, la combinación entre las hormonas alteradas de mi esposa y mi obsesión por oler bien, han sido una constante de cada embarazo y hoy en día debemos padecerlo, aunque en estos meses no hay muchas opciones para mantener la fiesta en paz. Una vez finalizado el embarazo, las hormonas de mi mujer aceptan de nuevo la loción en mi cuerpo, aunque debo cambiar de fragancia y jubilar la anterior.

Los ginecólogos no se ponen de acuerdo en las razones que alteran el olfato durante el embarazo y se limitan a explicarnos que se debe "al cambio hormonal". Pero lo cierto es que el sentido del olfato es el más fuerte al nacer y por medio...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA