Germán Martínez Cázares / ¿Fidel se fue al cielo? - 27 de Noviembre de 2016 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 654105885

Germán Martínez Cázares / ¿Fidel se fue al cielo?

Autor:Germán Martínez Cázares
 
EXTRACTO GRATUITO

Todavía está en pie el edificio de tres plantas, en Santiago de Cuba, donde aprendieron a leer y escribir de niños los futuros revolucionarios cubanos: el Colegio La Salle. Allí, un día el fraile director de la escuela "abofeteó en ambos lados de la cara" al comandante Fidel Castro.

Esa anécdota dejó una cicatriz en el líder de la Revolución cubana, "me quedó aquello por dentro", reveló en una célebre conversación con el dominico brasileño Frei Betto, editada por Siglo XXI.

Quizá los Hermanos de La Salle lo marcaron para siempre y definieron el pensamiento castrista frente a la religión.

Aquel colegio -cercano a la residencia del conquistador español Diego Velázquez-, fue el seminario del Arzobispado durante dos siglos, pero en 1908 se entregó a los Hermanos de las Escuelas Cristianas de La Salle, para fundar una escuela primaria donde descubrieron sus primeras letras y sus primeros números los futuros combatientes comunistas, por ejemplo, Otto Parellada Hechavarría, José Ramón Fernández Álvarez, José Tey Saint Blancard, Antonio Enrique Lussón Batlle, Luis Morales Mustelier y, por supuesto, los hermanos Ramón, Raúl y Fidel Castro Ruz; por esa razón, ese inmueble fue declarado Monumento Nacional en 2003. En La Salle "viví mis primeras rebeldías", también desveló Castro en esa conferencia.

En la fachada principal del edificio, convertido en oficinas burocráticas, todavía está como testigo mudo de la infancia de los hermanos Castro, la estrella lasallista y su lema en latín "signum fidei", debajo está el portón principal en la calle Heredia, justo por donde salió expulsado de esa escuela el presidente cubano, según el testimonio de algunos monjes lasallistas.

Fidel Castro estuvo "internado" en ese colegio donde fue "enormemente feliz". Combinó sus aficiones a pescar, nadar y pasear, con sus obligaciones de estudiar historia sagrada y la historia de Cuba. Aunque después, despechado, se fue con los padres jesuitas, reconoció en la enseñanza lasallista "el contacto del alumno con el campo, la organización de su vida y una buena enseñanza", y admitió que allí conoció el catecismo católico y asistió regularmente a misa.

En esa primera entrevista sobre religión al jefe de un Estado revolucionario marxista-leninista, Castro reveló que escuchaba rezar a su madre frente a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA