Humberto Musacchio / ¿Son muy caras las elecciones? - 23 de Agosto de 2005 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 193892735

Humberto Musacchio / ¿Son muy caras las elecciones?

Autor:Humberto Musacchio
 
EXTRACTO GRATUITO

Para los economistas carece de sentido decir si algo es caro o barato, pues se trata de conceptos movedizos derivados de la percepción, generalmente parcelada, que tienen las personas de la realidad. En lo que se refiere a las elecciones, el punto de vista general es que resultan altamente onerosas, lo que parece confirmarse con el presupuesto del IFE para el año próximo, que será de 13 mil millones de pesos.

Para reforzar la creencia en lo "caro" de los comicios, se señala que el Instituto Federal Electoral recibe el doble que las secretarías de Gobernación y del Trabajo juntas o que en 2006 al programa Oportunidades de la Secretaría de Desarrollo Social se le asignarán 11 mil 870 millones de pesos, con lo cual, los mexicanos más pobres recibirán mil 130 millones menos que lo destinado al gasto electoral.

Reforma, en su edición del viernes 19, señaló que el presupuesto del IFE para el año próximo será 24 por ciento superior al de un país como Nicaragua en el 2005, 28 por ciento mayor que el presupuesto nacional de Guatemala y 32 por ciento más grande que el gasto del Estado salvadoreño, lo que no es tranquilizante.

Comparaciones como las anteriores han llevado a varios jerarcas católicos a condenar lo que se eroga en candidatos, partidos, IFE y comicios, pues para buena parte del episcopado resulta "inmoral" que ese dinero no vaya a rubros socialmente más beneficiosos. Como es explicable, Josefina Vázquez Mota se ha manifestado en el mismo sentido. En una reunión con legisladores pidió a éstos que traten de disminuir el costo de los procesos electorales, pues sabe que buena parte de ese gasto podría destinarse a sacar de la miseria a millones de connacionales.

Es obvio que gastamos en elecciones más de lo necesario. Lo evidencia el costo por voto, que en el México de 2006 será superior a los 17 dólares, mientras que en países ricos anda muy por debajo de esa cifra. Otra evidencia de que gastamos en exceso es que en las elecciones de 2003, en las que participaron 11 partidos, contra ocho del año próximo, el presupuesto del IFE fue de 6 mil millones de pesos, menos de la mitad.

Pero como decíamos al principio, una manera de saber si algo resulta "caro" o "barato" es atendiendo a otros hechos. El pasado miércoles 17, Mario Rodarte, del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, dijo que suman 120 mil millones de pesos los sobornos que la empresa privada tiene que pagar cada año a autoridades federales, estatales y municipales. Dicho...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA