Invoca la pasión - 19 de Octubre de 2003 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 81999801

Invoca la pasión

Autor:César Arístides
 
EXTRACTO GRATUITO

La experiencia amorosa ofrece alturas radiantes, pero también simas dolorosas, condenas donde la carne y los licores del cuerpo están más cerca del veneno que de la piedad; la sinfonía dominante que acompaña a los encuentros, al proceso afilado del asentamiento afectuoso y a las sucesiones de armonías e intensidades para señalar a los condenados, los que amaron a pesar de la culpa y la desnudez de certezas. Incuestionables resultan la sentencias quevedianas cuando se elevan hermosas y tristes: "¿qué fin alegre puede prometerme?:/ Antes muerto estaré que escarmentado,/ ya no pienso tratar de defenderme/ sino de ser de veras desdichado".

Hundido en lo insondable, en la plenitud de la bruma y el abrevadero castigado que conforman el amor y su tormento, o mejor, la finura implacable del desamor, Francisco Martínez Negrete encadena tres pasajes amorosos a una suerte de estaciones matizadas por la tempestad existencial y el resentimiento causado por esa burlona consecuencia lógica de la pasión arrebatada, la fiebre que mira el precipicio y la altanería lúbrica del goce superior a la meditación: la separación. Su propósito es alabar sin mesura e indagar en el recuerdo para enfrentar el olvido, la soledad y el deseo: "en la negrura del espejo/ dos turquesas me miran/ iguales a tus ojos/ mientras se oyen a lo lejos los tranvías/ crujientes ataúdes en la noche/ desolada del alma". Para reforzar el rumbo oscuro y el asentamiento de la separación el poeta se sirve de aguas turbulentas, no importa el efecto y la asimilación, por encima está el coraje de descubrirse con el sabor viejo en los labios y la sangre contaminada; el recuento de los daños teje una imprecación y una dulzura hosca, brinda su ruina y concluye en el eterno vacío existencial.

Con la armadura del cansancio y el agobio sentimental, Martínez Negrete enfrenta la añoranza y reincide en los actos voluptuosos, sus versos exigen la médula y el sopor, no temen los perfiles erosionados ni la elocuencia del abandono, el reclamo es el beso malhadado; la súplica, el lecho que arde, el coraje, la duda, por eso la denuncia de su anhelo se afana en rasgar, doler: "Y aunque siga prendado a tu sonrisa/ y su miel se confunda con mi sangre/ ya no te invoco más, aunque me duela/ ya no te enciendo velas, ya me quedo/ con tu sabor más íntimo y me callo". No es necio afirmar que este silencio es un grito que revienta en la queja y, entonces, cautivo en esa garganta donde el desdén funda su morada, la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA