Jaime Sánchez Susarrey / Victoria - 21 de Mayo de 2011 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 277149623

Jaime Sánchez Susarrey / Victoria

Autor:Jaime Sánchez Susarrey
 
EXTRACTO GRATUITO

Felipe Calderón evocó a Churchill para defender su estrategia contra el crimen organizado. Sin embargo, hace apenas unos meses negó que hubiera sido él quien declaró y definió la ofensiva contra los cárteles como una "guerra".

Dejo de lado la contradicción. Voy a lo esencial: la victoria.

La frase que eligió el presidente de la República define bien el temple del primer ministro británico a principios de los años cuarenta: la estrategia toda se resumía en un solo objetivo: "la victoria, sin menoscabo del terror, cuan largo y duro pueda ser el camino, porque sin victoria no hay futuro".

Y la victoria terminó por llegar. La rendición de Alemania y el suicidio de Hitler fueron hechos casi simultáneos. El Reino Unido sufrió la pérdida de 326 mil soldados y 62 mil civiles a lo largo de casi seis años. Churchill acudió a la conferencia de Yalta el 4 de febrero de 1945 coronado de laureles. Berlín capitularía tres meses después.

Perogrullo. La comparación de la situación de México con la de Gran Breta- ña en los años cuarenta es desmesurada. Durante la Segunda Guerra Mundial, según los cálculos moderados, murieron entre 40 y 45 millones de personas, amén del holocausto y la dimensión planetaria del conflicto.

Pero, de cualquier modo, hay un punto que conviene retomar y desglosar: la victoria como objetivo fundamental de una guerra. En el caso de Churchill el término y el objetivo no eran confusos ni ambiguos. Había que aniquilar, literalmente, al régimen nazi y su líder. Nada más ni nada menos. En el caso de México las confusiones y las ambigüedades son varias. Primero, ¿se trata o no de una guerra? El propio Calderón dice un día que sí y otro que no. Segundo, el enemigo está en casa y tiene penetración y arraigo social. Tercero, Felipe Calderón no tiene la victoria al alcance de la mano. Cuarto, la situación de México es compleja y pedestre.

Conviene, por lo tanto, enumerar qué es lo que jamás ocurrirá. No veremos suicidarse al Chapo ni capitular al crimen organizado. Es obvio, porque hay registro, que la detención o la liquidación de los grandes capos no resuelve el problema, sino puede incluso multiplicarlo y agravarlo.

Tampoco veremos la desaparición o el fin del tráfico de drogas. Mientras las utilidades sigan siendo estratosféricas siempre habrá quien esté dispuesto a correr el riesgo y enfrentar los costos de operar al margen de la ley. Milton Friedman no se equivocaba cuando decía que los capos se comportaban como empresarios que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA