Jesús Silva-Herzog Márquez / La depredación de lo público - 31 de Enero de 2011 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 245136007

Jesús Silva-Herzog Márquez / La depredación de lo público

Autor:Jesús Silva-Herzog Márquez
 
EXTRACTO GRATUITO

La crisis económica en Inglaterra ha provocado una serie de recortes presupuestales. El gobierno central ha limitado los recursos que entrega a las localidades y éstas deciden en dónde aplican la tijera. Un buen número de condados ingleses ha decidido terminar con el financiamiento de las bibliotecas públicas. Según los ahorradores, en estos tiempos no se justifica el gasto en esos símbolos de la antigua cultura. La gente tiene hoy acceso a otras fuentes de información, por lo que no necesita de esos edificios repletos de libros. Si quieren preservar sus bibliotecas, los vecinos habrán de dedicarse voluntariamente a cuidarlas. Hace un par de semanas, el novelista Philip Pullman puso el grito en el cielo: sofocar las bibliotecas públicas es una monstruosidad, un atentado a la civilización, una tragedia para la vida en común.

Pullman, el autor de la trilogía La materia oscura, tomó la palabra -literalmente. Pronunció un discurso en Oxford en defensa de las bibliotecas públicas que rebotó de inmediato por los conductos de la red. De pronto, miles y miles leían y comentaban su alegato. Asfixiar presupuestalmente a las bibliotecas no puede ser obra más que del fundamentalismo. Como el obispo Teófilo destruyó la Biblioteca de Alejandría por ser depósito de la cultura pagana, los fundamentalistas del mercado están dispuestos a rematar las bibliotecas por no resultar rentables. Estos dogmáticos del lucro no entienden otra razón que el provecho económico. No tiene valor lo que no produce una ganancia cuantificable e inmediata. ¿Qué sentido tiene guardar un libro de filosofía que no ha sido consultado en 10 años? ¿Por qué no eliminar de los estantes todos esos libros impopulares y preservar solamente los que se leen frecuentemente? Si quieren bibliotecas, bastaría con una buena colección de best-sellers.

El fantasma del mercado, dice Pullman, se ha apoderado también del mundo editorial. Con nostalgia, el autor de una novela reciente sobre Cristo y su gemelo, recuerda los tiempos en que era gente de libros la que decidía qué textos merecían ser publicados. Se publicaba una novela aun sabiendo que no se agotaría el tiraje en varios años. Se editaba una compilación de poesía anticipando que sólo la comprarían unos cuantos. Pero se apostaba por la formación de un catálogo valioso y duradero. Ahora la única consideración es económica. Las editoriales han sido devoradas por enormes multinacionales que toman decisiones sobre lo publicable solamente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA