José Woldenberg / Hace 40, 30, 20 y 10 años - 1 de Diciembre de 2016 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 654352429

José Woldenberg / Hace 40, 30, 20 y 10 años

Autor:José Woldenberg
 
EXTRACTO GRATUITO

1976. México fue a unas elecciones presidenciales en las que aparecía un solo candidato a la Presidencia de la República: José López Portillo, postulado por el PRI, el PPS y el PARM. El PAN se enfrascó en su Convención en un pleito sin salida y no pudo postular candidato. Y el Partido Comunista Mexicano lanzó la candidatura del respetado sindicalista Valentín Campa, pero ese partido carecía de registro. Sobra decir que el abanderado del tricolor fue el ganador con el 100 por ciento de los votos válidos. La paradoja resultó mayúscula: el país estaba cruzado por una aguda conflictividad: en las universidades públicas, los sindicatos, el mundo agrario y el empresarial se reproducían conflictos sin fin, tensiones propias de una sociedad plural, y desencuentros con las autoridades federales y estatales. Además, aparecieron grupos guerrilleros en distintas ciudades y el campo, y nuevas publicaciones y organizaciones con pretensiones de partido. Pero el espacio electoral no tenía cauce para esas expresiones. Existía una profunda ruptura entre el mundo de la política en su sentido amplio y el de la política institucional electoral. La segunda no reflejaba lo que sucedía en la primera. Por ello, el nuevo Presidente habría de instruir a su secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles, a llevar a cabo una reforma política (electoral) que intentaría tender puentes entre ambas realidades. Pero eso empezó a suceder al año siguiente.

1986. Los efectos de aquella primera reforma se habían hecho sentir. Diversos partidos ingresaron a la arena institucional electoral y empezaron a cosechar, por goteo, algunos triunfos. No obstante, las reiteradas anomalías y fraudes electorales generaban conflictos post electorales agudos. Se anunciaron y realizaron una serie de audiencias públicas para discutir una nueva reforma y al final sus resultados fueron más bien contradictorios. Se configuró la Comisión Federal Electoral más facciosa de la historia de México. Estaba conformada por el secretario de Gobernación, un diputado, un senador y los partidos tenían una presencia de acuerdo al número de votos que hubiesen obtenido en la última elección federal. De tal suerte que para las elecciones de 1988, en la CFE, un partido (el PRI) tuvo más votos en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA