Lázaro Azar / Pobretonsca - 21 de Mayo de 2011 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 277150555

Lázaro Azar / Pobretonsca

Autor:Lázaro Azar
 
EXTRACTO GRATUITO

Tal y como ocurrió con La mulata de Córdoba y La vida breve, estuve a punto de guardar silencio al respecto. Más que decirles cuánto me reí durante la primera función, falté a mi deber de advertirles que se evitaran la pena de presenciar la reposición de aquella Tosca gloriosamente realizada en San Luis Potosí durante el 2007 y de la cual la Ópera de Bellas Artes ofrece un pobre remedo. Tenía la esperanza de que las cosas mejoraran, sin embargo, las confirmaciones de que todavía este jueves "no hubo nada rescatable" me obligan a no encubrir más tanta mediocridad y pecar de ingenuo: guardo la esperanza de que algo mejore con el segundo reparto, que sube a escena a partir de este domingo 22.

Cuánta razón tiene Vicente Leñero al lamentar el mal momento en que se dieron cuerda los "dramaturgistas", pues acabamos presenciando ya no lo concebido sino "la tiranía de los directores que van en pos de la 'adaptación'", y si la hago extensiva a este ámbito, es porque conozco cuán acucioso fue el trabajo realizado al concebir esta Tosca. Tal como Wagner planeara sus Gesamtkunstwerke, del mismo modo el arquitecto Ricardo Legorreta con su escenografía, César Piña con el trazo escénico original y esa extraordinaria iluminadora que es Flavia Hevia brindaron un todo que nada tiene que ver con lo que ahora se presenta. Si pueden, consulten lo que entonces publiqué en estas páginas (Gozosa lección, REFORMA, 23 de abril de 2007) y constatarán cuán entusiasmado salí de aquellas funciones provincianas.

Tanto, como penoso me resultó ahora ver varada la procesión del Te Deum por culpa de un huacalito que, a manera de altar, entorpecía el tránsito hacia el proscenio. Tanto, como ver los mecatitos con que detenían la cúpula mal guindada, los cojincitos que les pusieron a las sillas o que plantaran en medio del escenario un sofacito que parecería prestado del Viena, aquel referencial bar gay de República de Cuba 3 que igualmente perdió su encanto cuando la rockola y su mobiliario de lámina fueron desplazados por otro, pretenciosamente "lounch" (sic). Eso sí, lo peor de todo fue ver...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA