Tanto por Leer.../ Breves - 14 de Diciembre de 2000 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 81174953

Tanto por Leer.../ Breves

Autor:Silvia Isabel Gámez y Antonio Bertrán
 
EXTRACTO GRATUITO

Stephen Marx, un escritor célebre, se ve sometido a una prueba de autoestima: debe elegir entre tener público o lectores de calidad, como alguna vez dudó Flaubert. Carl Djerassi, el autor de la novela Marx, el difunto, lo plantea así: tiene que decidir entre ser un best seller o gozar del favor de la crítica, "entre vender miles de libros durante un par de años, seguido por el olvido entre los saldos, o ser ignorado por el público general ahora, pero seguir siendo leído dentro de cincuenta años". Considerado "el padre de la píldora anticonceptiva", este científico convertido en novelista, creador del género de "ciencia en ficción", vuelve sobre lo que ha sido un tema recurrente en su obra, el encuentro y desencuentro entre los sexos, a través ahora de un narrador egocéntrico que sucumbe ante un tipo de mujer al que no puede resistirse: una "rival intelectual" que se niega a darle la razón. En el prólogo a la novela, publicada por el FCE, Djerassi, autor también de la trilogía El dilema de Cantor, El gambito de Bourbaki y La semilla de Menachem, menciona otro tema frecuente en su narrativa: "el impulso compulsivo de los investigadores científicos por buscar la aprobación de sus colegas", un deseo de hacerse un nombre que los emparenta directamente con la preocupación del escritor por hacerse de lectores. Djerassi sigue así estableciendo puntos de contacto entre mundos que usualmente no suelen asociarse.

Villancicos Renacentistas

En 1909, el diplomático español Rafael Mitjana realizó un descubrimiento capital para la historia de la música española. En la biblioteca de la Universidad de Upsala, Suecia, encontró el único ejemplar que se conserva del Cancionero del Duque de Calabria, obra que fue impresa en Venecia en 1556. Esta colección, mejor conocida como Cancionero de Upsala, reúne 55 villancicos compuestos en pleno renacimiento italiano bajo el mecenazgo de Fernando d'Aragona, hijo del rey Federico de Nápoles y duque de Calabria. La obra fue publicada hace 56 años por el musicólogo Jesús Bal y Gay, uno de los emigrantes de la guerra civil española que encontró refugio en la Casa de España en México. Con un prólogo del filólogo Antonio Alatorre, El Colegio de México acaba de reeditar esta colección que "constituye el más sonriente, el más duradero, el más diáfano testimonio" de la gracia de la corte de Valencia en el segundo cuarto del Siglo 16. Los villancicos, que según explicación de Isabel Pope en la edición de 1944 son las canciones...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA