Mario Delgado / Deserción Escolar, un reto de gobierno - 1 de Agosto de 2011 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 308621614

Mario Delgado / Deserción Escolar, un reto de gobierno

Autor:Mario Delgado
RESUMEN

OPINIÓN

 
EXTRACTO GRATUITO

El problema de la deserción escolar tiene una dimensión preocupante en México. El abandono de la escuela suele ser una deserción sin expectativas que lleva directamente al terreno de la exclusión social.

Hace algunas décadas, el joven que desertaba de la escuela tenía como posible horizonte el de asumir responsabilidades laborales. Aunque precarias o riesgosas, implicaban roles sociales claros.

Ahora la deserción escolar juvenil representa el ingreso -voluntario o por reclutamiento- a un mundo en el que aumenta la vulnerabilidad personal frente a la violencia, al abuso, las adicciones, la obesidad, la frustración y el quiebre de cualquier expectativa de vida o compromiso social. La asistencia a la escuela no evita, por sí sola, una eventual caída del joven, pero es la forma más efectiva para que la sociedad y las familias se hagan corresponsables de sus pasos; cuando funcionan, aunque sea a duras penas, valores y normas vinculados al respeto de reglas sociales fundamentales, es posible vislumbrar un futuro sin formas extremas de antisocialidad juvenil.

La causa más frecuente para dejar la escuela es la necesidad de conseguir un trabajo que ayude a mantener a una familia. También incide en ese alejamiento la carencia de un proyecto de vida, el desinterés o desconocimiento de otras alternativas de educación y, en el caso de muchas jóvenes, el embarazo prematuro.

La deserción escolar puede ser incluso antesala hacia el delito y la marginalidad social. Los desertores entran en un círculo vicioso donde constantemente tienen que remar contra la corriente y el discurso social que los tilda de "delincuentes y vagos". Si nadie cree en ellos, es más fácil que terminen por bajar los brazos.

Evitar la deserción pasa necesariamente por adoptar políticas que eviten el riesgo de la criminalización indebida de los jóvenes, que pongan en juego instrumentos sociales y educativos efectivos y que ofrezcan al joven la posibilidad de obtener una formación útil y crítica.

En el Distrito Federal, desde la puesta en marcha del programa de estímulos económicos Prepa Sí se ha logrado que 100 mil estudiantes con pocas expectativas de concluir sus estudios permanezcan...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA