Un mexicano que crea robots - 22 de Marzo de 2015 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 561906234

Un mexicano que crea robots

Autor:Martha Martínez
RESUMEN

El académico del año en Alemania creció en la colonia Doctores, estudió en el Poli, revolucionó la Ingeniería Mecatrónica... y sigue anhelando que el gobierno de México dedique al menos el 1 por ciento del PIB a ciencia y tecnología. Del dicho al hecho Cerebros 'en circulación'

 
EXTRACTO GRATUITO

FOTOS: YAOTZIN BOTELLO

Cuando Raúl Rojas González tenía 6 años de edad, su madre le advertía cada vez que escuchaba un camión de basura que si no estudiaba terminaría de barrendero. Una licenciatura, dos maestrías, un doctorado y una habilitación -máximo grado de estudios en Alemania- después, el matemático mexicano trabaja para el servicio de limpia de Berlín, pero no recogiendo basura, sino automatizando los camiones encargados de esa tarea.

Eminencia mexicana de la ingeniería mecatrónica, el científico se convertirá este lunes 23 de marzo en el primer latinoamericano en ser reconocido como Académico del Año en Alemania, una distinción que le otorgó la Asociación de Facultades y Universidades de ese país por la manera ejemplar con la que combina la investigación y la enseñanza.

A 19 años de haberse naturalizado alemán, Rojas sigue definiéndose como "orgullosamente politécnico". Trabaja desde 1997 como docente investigador de la Universidad Libre de Berlín. Desde ahí, ha desarrollado todo tipo de robots que lo colocan como un referente mundial de la inteligencia artificial, pero también como un férreo impulsor de la ciencia y la tecnología en México.

Entre sus robots se encuentran insectos que ayudan a entomólogos a entender la forma en la que se comunican las abejas, automóviles que se manejan mediante impulsos cerebrales, lentes biónicos que permiten leer a los ciegos, camiones de basura que conducen en reversa por sí solos y humanoides capaces de jugar partidos de futbol. Actualmente, trabaja en una silla de ruedas que funciona mediante comandos de voz para darle cierta autonomía a personas parapléjicas.

Aunque reconoce que su trayectoria se ha desarrollado en Alemania porque en México el impulso a la ciencia y la tecnología es limitado, Rojas rechaza que el suyo sea catalogado como un caso de fuga de cerebros.

Por el contrario, propone que el gobierno mexicano fomente lo que en China denominan "circulación de cerebros"; es decir, políticas públicas que incentiven la salida de estudiantes al extranjero y su retroalimentación con el país.

El físico-matemático es una muestra de esta circulación de cerebros. Aunque dejó el país en 1988, actualmente mantiene una colaboración cercana con universidades mexicanas y en cada proyecto que lleva a cabo en Alemania busca la manera de involucrar a instituciones nacionales.

ALUMNO DE DIECES

Raúl Rojas González nació el 25 de junio de 1955, diez minutos antes que su hermano gemelo, Jorge. Es el tercero de los seis hijos de Graciela González, una maestra de Primaria, y Jorge Rojas, un ingeniero civil que truncó su carrera por falta de recursos.

Creció en la colonia Doctores, en la Ciudad de México, en el seno de una familia de clase media en la que la educación era una prioridad.

Su madre y su padre fueron parte de la primera generación de sus familias que cursó estudios universitarios, de ahí que ambos le inculcaran a sus seis hijos la meta de concluir su educación superior.

Aunque siempre fue un alumno de dieces, la presión de sus padres nunca dejó de sentirse.

El científico mexicano recuerda una anécdota que muestra lo obsesivos que eran sus padres con la educación: "cuando acabé la primaria y había que presentar el examen de admisión para la secundaria, fui el primer lugar en promedio de toda la escuela, pero mi mamá no se confiaba de nada y nos metió dos meses a un curso de preparación a mi hermano gemelo, a mi primo y a mí... el día que fuimos admitidos tuvimos que ir con mi mamá a la Basílica de Guadalupe a darle gracias a la Virgen. Me acuerdo que fue una insolación tremenda y acabamos muertos de la peregrinación, pero ésa era la importancia que le daban mis padres".

MATEMÁTICO-ECONOMISTA

Raúl Rojas González ha destinado la mitad de su vida a la docencia y al estudio de una licenciatura, dos maestrías, un doctorado y la habilitación...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS