Un mundo con creencias - 10 de Abril de 2005 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 193753487

Un mundo con creencias

Autor:Héctor Zagal y Guillermo Núñez
 
EXTRACTO GRATUITO

Las religiones continúan llamando la atención en este mundo transgénico, posmoderno y chateador. La intriga eclesiástica forma parte del repertorio temático del best-seller y las producciones de Hollywood. Los tiempos del marxismo aguerrido han quedado atrás. La religiosidad no está en crisis, sólo las religiones establecidas.

Recientemente, Jürgen Habermas, el máximo representante vivo de la Escuela de Frankfurt, se reunió con Joseph Ratzinger. Para sorpresa de muchos, el pensador coincidió en varios puntos con el cardenal, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

En algún momento, Habermas advirtió que algunos de sus lectores quedarían desconcertados. Y así fue. Al menos en opinión de este filósofo, el proyecto neoilustrado no entierra la fe.

La gente sigue creyendo en Dios. O en "algo parecido". Las prácticas religiosas siguen vivas, algunas disfrazadas de decoración de interiores, pero prácticas espirituales al fin y al cabo. La magia blanca, los horóscopos, el culto a Malverde (el santo de los narcos) y a la Santa Muerte revelan una sensibilidad religiosa más allá de la mentalidad científica.

Un vistazo al número de creyentes demuestra la vitalidad de la fe. Hoy existen unas 10 mil religiones en un mundo que tiene algo así como 6 mil millones de habitantes. Esto significa que un 85 por ciento de la población mundial profesa alguna religión.

Actualmente, mil 999 millones de personas profesan el cristianismo; mil 188 millones, el Islam; 14 millones, el judaísmo; 881 millones, el hinduismo; 228 millones, religiones indígenas; 102 millones se adscriben a nuevas religiones; y 360 millones, al budismo. La cifra de no creyentes, ateos, agnósticos y libre pensadores, ronda apenas los 778 millones de personas.

El Islam: ¿Religión Oficial?

El futuro de las religiones está determinado, en gran medida, por la demografía. El Islam está afincado en regiones con alta tasa de natalidad: Africa y Asia. Estos continentes son más conservadores que los occidentales y renuentes, por tanto, al control natal. El Islam seguirá creciendo mientras sus mujeres no utilicen anticonceptivos.

El Islam cuenta a su favor con otro factor: es la religión oficial en naciones como Irán y Arabia Saudí. La estructura de esas naciones privilegia la práctica del islamismo. En ellas, por ejemplo, se prohíbe el consumo de las bebidas alcohólicas y se admite la poligamia, siguiendo los preceptos de la ley coránica. Quien abandonase el Islam en una nación así...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA