Entre muros de tablarroca - 27 de Noviembre de 2016 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 654105337

Entre muros de tablarroca

Autor:Ernesto Núñez
 
EXTRACTO GRATUITO

Los muros blancos de tablarroca conforman una especie de laberinto dentro del laberinto que es el antiguo Palacio de Minería.

El edificio -un monumento neoclásico inaugurado en plena Guerra de Independencia- alberga durante estas semanas 15 salones improvisados en los que se da forma a la primera Constitución de la Ciudad de México.

Por su escalera monumental, sus fríos pasillos, sus cinco patios y una docena de salas y salones deambulan constituyentes, asesores, cabilderos y ciudadanos.

La misión es titánica y parece, por momentos, imposible: ocho comisiones debaten los 76 artículos y 21 transitorios contenidos en el Proyecto de Constitución enviado por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

En un plazo legal que originalmente vencía el 30 de noviembre -y que fue aplazado para el 10 de diciembre-, esos grupos de trabajo deben discutir 544 iniciativas presentadas por los diputados para modificar el proyecto, además de 978 propuestas ciudadanas.

En el salón 8 sesiona la Comisión de Principios Generales. El salón es, en realidad, un pedazo del Patio de Tacuba 3, delimitado por una estructura de tablarroca pintada de blanco, con una puerta gris y cuatro lámparas que cuelgan de cables negros.

El priista Enrique Jackson preside esta Comisión, en la que se deben dictaminar 22 de los 76 artículos, y procesar 90 iniciativas y 128 propuestas ciudadanas.

En el centro del salón de 5 por 8 metros, hay una mesa grande de madera con 20 sillas alrededor, de las cuales, menos de diez son ocupadas por los constituyentes que, en esta mañana de miércoles, debaten el artículo 26 que regulará la relación presupuestal entre el gobierno de la Ciudad y las alcaldías.

Una pantalla plana de 25 pulgadas ilumina la espalda de Jackson. En una esquina de la sala, junto a la puerta, una mesita con mantel color paja sostiene una jarra de agua, 20 vasos de cristal, 20 tazas para café y dos vasos de unicel, uno con azúcar y otro con palitos removedores. La cafetera, y un plato donde más temprano había pan de El Cardenal, están en otra mesa colocada afuera del salón.

Mientras los constituyentes discuten temas de responsabilidad hacendaria, en el salón contiguo trabajan el secretario técnico y los asesores de otra Comisión y, en un tercer espacio de tablarroca, el personal de Comunicación Social elabora gafetes para los periodistas acreditados ante la Asamblea Constituyente.

Vistos desde arriba, parecen laberintos para ratones de laboratorio.

La disposición de salones...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA