El nuevo vecino - 10 de Abril de 2011 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 270010490

El nuevo vecino

Autor:Ivett Rangel
 
EXTRACTO GRATUITO

Los 15 mil hexágonos de aluminio que se encienden con el sol y reflejan el entorno del poniente de la Ciudad de México, permiten localizarlo rápidamente. Es el nuevo Museo Soumaya o "el tacón", como ya le llaman los vecinos de la colonia Ampliación Granada al cubo rotado diseñado por el arquitecto Fernando Romero.

El propio director del museo, Alfonso Miranda, fue el encargado de encabezar el trabajo curatorial que, en seis salas, ofrece una relectura de las 16 colecciones del acervo.

Se recomienda iniciar el recorrido por la sala del piso superior, y de ahí bajar por las rampas que conectan a las otras cinco salas. Así que sólo presiona el botón con el número más alto en el elevador y descubre a este nuevo y distinguido chilango.

Noches sin estrellas

20 Minutos

En la Sala 4: Paisaje mexicano y europeo del siglo 19, hay tres óleos sobre lienzo de Vincent van Gogh, entre los que destaca "Después de la tormenta" o "Pastor con un rebaño de ovejas", en el que el pintor muestra con claroscuros un paisaje devastado por el agua, y a la vez el desgaste físico y emocional del trabajador.

Además de este cuadro, Van Gogh pintó también entre 1883 y 1885 las obras que están a ambos flancos: "Cabaña con campesino regresando a casa" y "Paisaje en Drenthe", que según explica la cédula, permiten dar un vistazo a su llamado periodo holandés, en el que a través de tonos sobrios hace denuncia social.

Un jardín de esculturas

20 minutos

En la parte superior, la sala Julián y Linda Slim -cuyo nombre hace honor a los padres del fundador del museo, Carlos Slim-, se distingue por su domo central y una plataforma de madera sobre la que reposan esculturas de artistas de renombre europeos como la francesa Camille Claudel y el español Salvador Dalí.

Protagonizando el espacio, al centro, se exhibe "Las Tres Sombras", una de las obras maestras de Auguste Rodin que forman parte de "La Puerta del Infierno", el pórtico que el gobierno francés le encargó en 1880 para el Museo de Artes Decorativas de París.

Según se sabe, las tres figuras de bronce fueron inspiradas por el imaginario de Ovidio, el humanismo de Miguel Ángel Buonarroti y los poemas malditos de Charles Baudelaire.

De aquella maqueta de "La Puerta del Infierno", también surgieron las célebres obras individuales "El Beso" (en esta misma sala) y "El Pensador" (que puede verse en el vestíbulo del museo).

Lágrimas manieristas

10 minutos

En "Las lágrimas de San Pedro", de Doménikos Theotokópoulos, mejor conocido...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA