Los otros olvidados - 28 de Noviembre de 2010 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 230353515

Los otros olvidados

Autor:Rafael Aviña
 
EXTRACTO GRATUITO

Según un reportaje publicado recientemente en España, el realizador español nacionalizado mexicano Luis Buñuel nunca dio su respectivo crédito al muy interesante y poco conocido novelista michoacano Jesús Rodríguez Guerrero (nacido en 1911 y fallecido a principios de los 80), quien publicó en 1944 su tercera novela: "Los olvidados", con prólogo de José Revueltas, bajo el sello de la Editorial Estampa, reeditada el año pasado por el Instituto Politécnico Nacional, lugar donde Guerrero trabajó e impartió cátedra.

El reportaje ("El olvidado de Buñuel", Verónica Calderón, El País, 14/08/10) profundiza en la omisión de Buñuel, como también lo hacen varios de los textos que acompañan la reedición del libro. Verónica Calderón cita asimismo a la profesora Morelia Rodríguez Rosales, hija de Guerrero, quien afirma que ni Buñuel ni su coguionista, Luis Alcoriza, pidieron permiso a su padre para utilizar la trama de su libro. En efecto, Buñuel nunca hizo alusión a Guerrero en entrevistas, ni en su autobiografía "Mi último suspiro" (1982).

¿En verdad, Buñuel, Alcoriza y otros colaboradores en el guión de "Los olvidados", como lo fueron Max Aub, Juan Larrea y Jesús Camacho (Pedro de Urdimalas), responsable de "mexicanizar los diálogos", plagiaron parte de la obra homónima de Guerrero?

De la lectura del libro "Los olvidados", se desprende una visión inclemente de la realidad del México rural de las décadas del 10 y 20 del siglo pasado. Sin duda, al lado de autores como Mauricio Magdaleno y Rafael F. Muñoz, habría que colocar a Jesús R. Guerrero como uno de los grandes escritores de la epopeya revolucionaria en su aspecto más íntimo y cotidiano: el de hombres, mujeres y niños que se sumaron circunstancialmente a ese horror que sólo dejó víctimas, en medio de saqueos, violaciones y ahorcamientos. Tanto el libro como la película hablan de un país hambriento, injusto, corrupto, miserable y falto de oportunidades. El primero, ubicado en los años de la Revolución y el reparto agrario, en tanto que el filme se instala en el ambiente urbano y moderno del alemanismo, ambos con distintas miradas de una crudeza atroz que eluden las concesiones melodramáticas y con conclusiones opuestas: el libro es un poco más optimista, el final de "Los olvidados" es devastador.

La novela de Jesús R. Guerrero narra la vida de Martín Gay, adolescente que tiene que sobrevivir no sólo a la brutalidad impuesta por revolucionarios y fuerzas del "Supremo Gobierno", sino al desamparo social y familiar, en un pueblo perdido del centro de México. Abandonado por su madre junto con sus dos hermanas -la mayor, Matilde, se convierte...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA