Peligros no tan a la vista - 7 de Septiembre de 2003 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 81988827

Peligros no tan a la vista

Autor:Nayeli Rivera
 
EXTRACTO GRATUITO

En busca de un poco de relajación, Bailey, una periodista neoyorquina, decidió tomar un fin de semana de descanso en un spa. Sin embargo, se llevó una gran sorpresa al descubrir que lo más popular en ese sitio, en lugar de los masajes, eran los asesinatos cometidos por el mismo personal.

Aunque esto es únicamente la trama de A Body To Die For, una novela de misterio escrita por la editora de Cosmopolitan, Kate White, en varios spas de la vida real abundan los riesgos, quizá menos terroríficos que un asesinato, pero también preocupantes.

Hasta ahora en México no existe ningún reglamento o certificación que regule los spas, razón por la que existen cientos de "centros de salud" improvisados en casas o locales escondidos que no cumplen siquiera con la definición de spa (salud por agua). Incluso los establecimentos más serios pueden tener peligros ocultos, como la posibilidad de infección.

"Hemos trabajado durante dos años de forma intensa en la norma para los spas de México. Esta se refiere a la calidad de las instalaciones y los servicios básicos para que un establecimiento pueda portar el nombre de spa", afirma Claudia Nájera, presidenta de la Asociación Mexicana de Spas, quien cree que para el 2004 esta norma ya se estará aplicando.

A la fecha, este grupo da un reconocimiento a sus socios, pero no les asigna una calificación, debido a la ausencia de la reglamentación.

"Para pertenecer a la asociación, los aspirantes llenan un cuestionario, pagan su cuota, reciben una visita de inspección y se les otorga una especie de sello" afirma Nájera.

La Asociación Mexicana de Spas es la única institución de este tipo en México. Sólo unos 30 están afiliados, lo cual es una cifra ínfima. Se calcula que existen 150 spas en hoteles y de 50 a 60 "de destino" (ubicados en puntos turísticos). No hay un conteo preciso de los spas de día, es decir, los que no ofrecen alojamiento.

¡Aguas!

"Un spa siempre debe tener sesiones o tratamientos con agua, por lo menos en un jacuzzi", explica Nájera.

Desafortunadamente, cuando estas albercas terapéuticas se ubican en centros poco confiables, pueden ser portadoras de bacterias. Si el visitante tiene cortadas o abrasiones en la piel, se expone a infecciones. De ahí la importancia de buscar un spa formal, con jacuzzis de aspecto limpio y nuevo.

Adicionalmente, no hay que estar más tiempo del que el terapeuta recomiende dentro del jacuzzi; la sobreexposición al masaje acuático puede provocar bajas en la presión o deshidratación. Las mujeres...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA