Los placeres y los días / El ruido de los censores - 14 de Enero de 2018 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 700975337

Los placeres y los días / El ruido de los censores

Autor:Andrés de Luna
 
EXTRACTO GRATUITO

Dmitri Shostakovich (San Petersburgo 1906-Moscú 1975) fue uno de los principales compositores del siglo XX, además de uno de los músicos soviéticos más afamados en el mundo.

El 26 de enero de 1936, se estrenó en el Teatro Bolshoi de la capital de su país, la ópera Lady Macbeth de Mtsenk, una obra de un vigor extraordinario que colocaba a su autor como una notabilidad dentro de las artes soviéticas. En el palco gubernamental, había un personaje resguardado por unas cortinillas: el dictador Iósif Stalin, el más grande criminal de la pasada centuria, quien salió antes de la conclusión de la partitura. Al enterarse Shostakovich de semejante actitud, sintió un miedo espantoso, ya que esto significaba la prisión en un campo de Siberia o la muerte. Por fortuna, ninguna de las dos opciones llegó a su persona, pero el temor siguió por el resto de sus días, en una vida por demás ajetreada, alcohólica y perdida en muchos sentidos.

Todo esto lo cuenta con maestría y brillantez indudable el novelista Julian Barnes (Leicester, Gran Bretaña, 1946) en El ruido del tiempo (Anagrama, Barcelona, 2016).

La ópera, para quien desconozca este trabajo o desee escucharla, está bajo el sello Deutsche Grammophon, y la fecha en la que grabó es 1994, con la dirección de Myung Whun Chung, y con la soprano Maria Ewing. Una versión que rinde culto al compositor, en una adaptación de la novela Lady Macbeth de Mtsenk (Bruguera, 1984) de Nikolai Leskov, un texto cargado de un erotismo sombrío y un acto femenino que reivindica a los sirvientes de los burgueses. El tema es en apariencia sencillo: una mujer de clase inferior se casa con Zinovi Borisovich, el hijo de un comerciante, que la rechaza como esposa. Ella conseguirá...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA