DE POLÍTICA Y COSAS PEORES / Urbanidad - 23 de Marzo de 2014 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 499989006

DE POLÍTICA Y COSAS PEORES / Urbanidad

Autor:Catón
 
EXTRACTO GRATUITO

Himenia Camafría, madura señorita soltera, oyó decir en una fiesta de mujeres que la medida de entrepierna de los hombres se puede conocer por la medida de los zapatos que usan. Desde ese día la señorita Himenia no dejaba nunca de ir al circo. Abrigaba secretamente la esperanza de conseguirse un payaso... "¡Vengan, por favor!" -clamó desesperado un individuo que llamó por teléfono a la central de bomberos-. ¡El río se desbordó, y mi casa está inundada!" Le preguntó el oficial de guardia: "¿Hasta dónde llega el agua?" Contestó el que llamaba: "Está empezando ya a mojarme la planta de los pies". Dijo el bombero: "Eso no es mucha agua". Replicó el otro: "Le estoy llamando del segundo piso"... En el funeral de su mujer el viudo se veía inconsolable. Gemía entre sollozos: "¿Qué voy a hacer? ¿Qué voy a hacer?" El buen padre Arsilio se acercó a consolarlo. "No llores, hijo mío -le habló con tono paternal-. Todavía eres joven; seguramente podrás rehacer tu vida". "No, padre -respondió el sujeto-. ¿Qué voy a hacer hoy en la noche?"... Babalucas necesitaba con urgencia un traje, pues un amigo suyo lo había invitado a ser testigo de su boda. Por esos días el badulaque andaba impecune, sin dinero, de modo que se armó de valor: tomó una pistola, entró en una tienda y al tiempo que le apuntaba al encargado le dijo perentorio: "¡Deme un traje o despídase de la existencia!" El hombre, asustado y tembloroso, le entregó el mejor traje que tenía. Babalucas vio la etiqueta del precio y le preguntó al de la tienda: "¿No tiene algo más barato?"... La hijita de Astatrasio Garrajarra se despertó en la madrugada y llamó a su mamá. Acudió ella, y la pequeña le pidió: "Cuéntame un cuento". "Hijita -le dijo la señora-, son las cuatro de la mañana". "Sí, mami -insistió la niña-, pero quiero oír un cuento". "Mira -le dijo entonces la señora-, esperemos a que llegue tu papá, y oirás el cuento que me va a contar a mí"... Afrodisio Pitongo, hombre proclive a la concupiscencia de la carne, se hacía una pregunta...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA