Prevalece la cautela - 2 de Octubre de 2000 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 81061820

Prevalece la cautela

Autor:Sandra Reyes y Karina Montoya
 
EXTRACTO GRATUITO

Ante la tensión que se vivió por los altos precios del petróleo y sus repercusiones en las empresas, además de la debilidad del euro, los mercados financieros culminaron el tercer trimestre del año con incertidumbre.

Las Bolsas accionarias de EU registraron durante agosto y septiembre un comportamiento errático ante las advertencias de empresas como Apple e Intel, sobre menores utilidades durante los próximos trimestres ante los altos precios del petróleo y el gas natural.

El índice de la Bolsa electrónica Nasdaq cayó 7.39 por ciento, y registró el 28 de septiembre, su nivel más bajo al ubicarse en 3 mil 656.30 unidades.

El Indice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores registró durante el tercer trimestre una caída de 8.83 por ciento, y cerró en niveles de 6 mil 334.56 unidades.

El precio del West Texas Intermediate, WTI, registró niveles máximos de 37.20 dólares por barril pese a que la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP, acordó aumentar su producción en 800 mil barriles diarios, aunque al cierre del tercer trimestre, el WTI cerró en niveles de 30.84 dólares por barril, lo que significó una disminución de 5.11 por ciento.

Durante el mismo periodo, el dólar interbancario disminuyó 40.1 centavos, equivalente a 4.07 por ciento apoyado por el repunte de los precios del petróleo y la ampliación del corto.

Después de las elecciones presidenciales del 2 de julio, se disipó la incertidumbre en el mercado cambiario, y el dólar pasó de niveles de 10.0900 pesos del 1 de julio a 9.6000 pesos, el 24 de julio.

Aunque el aumento en los precios del petróleo presionó a los mercados accionarios, existieron noticias que apoyaron la tendencia descendente del tipo de cambio, destacando la emisión de bonos en el mercado japonés por parte del Gobierno federal y el anuncio de la Secretaria de Hacienda sobre la cancelación anticipada de la deuda contratada con el Fondo Monetario Internacional, FMI, con un vencimiento original entre septiembre del 2000 y marzo del 2005.

Esta cancelación generó confianza entre inversionistas extranjeros, ante la perspectiva de una transición de poderes ordenada. El tipo de cambio mantuvo un comportamiento descendente.

Asimismo, la ampliación del blindaje financiero, generó confianza en el mercado, lo que se reflejó en una mayor fortaleza del peso.

Para el cuarto trimestre del año, expertos prevén que los mercados financieros seguirán atentos al comportamiento de los precios del petróleo, que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA