Generación REFORMA - 17 de Noviembre de 2013 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 476331302

Generación REFORMA

 
EXTRACTO GRATUITO

Nacieron el mismo año que el periódico Reforma. Hemos crecido juntos y atestiguado la caída de un régimen, la alternancia y la restauración del priismo. Es la generación del #YoSoy132 y de los ninis; del auge de internet y las redes sociales. Fueron llamados Generación Z, pues nacieron en la era del Grunch, con un celular y un control de X Box en la mano. Se dicen que pasan más tiempo en el mundo virtual que en la calle. Entre sus miembros hay campeones mundiales de futbol, taekwondo, gimnasia, clavados, tiro con arco y otras disciplinas; algunos fueron medallistas olímpicos en Londres 2012; otros son pandilleros y sicarios. Votaron por primera vez el año pasado. Muchos repudiaron a Peña Nieto; otros lo llevaron al poder. Están colocados en la franja poblacional más afectada por el desempleo, la pobreza, las adicciones y la violencia. Catorce mexicanos nacidos en 1993 cuentan su historia y comparten sus preocupaciones y anhelos.

Lourdes Walls Laguarda: Escritora y estudiante de medicina

Distrito Federal, 8 de enero de 1993.

'Tengo fe en la juventud'

Mónica Mendoza

Lourdes estudia el tercer año de la carrera de Médico Cirujano en la UNAM. Al mismo tiempo escribe, y está por publicar su primera novela.

Para ella, ejercer la medicina con vocación y ética puede hacer de México un mejor país. Lo mismo que la literatura, una vocación que ya produjo A la zaga del tarot (Sediento Ediciones, 2013), una novela "negra" que se publicará este mes, además de varias decenas de relatos.

Lourdes aplaude las transformaciones sociales que se han dado en México en las últimas dos décadas, como la apertura cultural y el reconocimiento de la diversidad sexual. Sin embargo, advierte que la pobreza, el desempleo y las malas condiciones de salud que padece gran parte de la población configuran una realidad que tendría que cambiar.

"En los hospitales se ven cosas muy duras, y hay muchas carencias en este país, pero si ayudamos todos, y si nos importa lo que está pasando, podemos mejorarlo".

Su novela y relatos abarcan el género negro, fantástico, futurista y romántico. Ahí retoma algunas de sus experiencias y conocimientos médicos adquiridos con el fin de describir personajes, narrar crímenes o como fuente de temas e historias. Pero nunca se ha propuesto de manera deliberada retratar el mundo real tal cual es.

A los seis años comenzó escribiendo cuentos de fantasía inspirada en J. K. Rowling y su Harry Potter. Ahora, a los 20 años, no duda en nombrar a Edgar Allan Poe, uno de los maestros del relato breve y del misterio, como su máximo referente literario.

No ha sido fácil romper el molde, abrirse camino como escritora y estudiar medicina. Sabe que tampoco para el país será fácil romper sus inercias, pero se confiesa optimista.

"Tengo mucha fe en la juventud, y espero que haya más personas como yo, porque si no, no va a haber cambios".

Juan Carlos Castillo: Violinista

Distrito Federal, 21 de diciembre de 1993.

'La política tiene muy podrido a México'

Octavio Ortega

Desde que tenía seis años, Juan Carlos Castillo toca el violín, un instrumento que llegó a sus manos a través de su padre, quien es mariachi, y que hoy lo tiene en la Orquesta Juvenil Universitaria.

"Dicen que era problemático en el kínder, y le sugirieron a mi mamá que me metiera en una actividad. Me llevaron a la orquesta, a la filarmónica de la Ollin, me sentaron del lado de los violines y, como me gustaban, quise adentrarme a la música".

Dedicado de tiempo completo a su carrera, Juan Carlos estudia la Licenciatura en Violín de lunes a viernes, de 9 de la mañana a 2 de la tarde, y ensaya los sábados tres horas con la Orquesta Juvenil Universitaria.

Confiesa que la política no le interesa y que no votó por ninguno de los cuatro candidatos a la Presidencia en las pasadas elecciones.

"No soy tan fanático de la política, es una de las cosas que tiene muy podrido a México".

Tampoco le interesa la televisión como entretenimiento o fuente de información, pero sí internet y las redes sociales, en concreto Twitter y YouTube.

Oriundo de la colonia Guerrero, en el Distrito Federal, Juan Carlos viajó a los 11 años a Japón, donde interpretó las danzas folklóricas rumanas de Béla Bartok y música de los compositores mexicanos Manuel M. Ponce y Jorge Córdoba. En su estancia lo escogieron como solista para tocar frente a la emperatriz Michiko, esposa del emperador Akihito.

Tres años después empezó la licenciatura en violín en el Centro Cultural Ollin Yoliztli, con la maestra Natalia Gvozdetskaya.

Y hace apenas cinco meses logró entrar a la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata, grupo artístico de la Orquesta Filarmónica de la UNAM, donde ocupa un puesto como segundo violín.

En 2009, el Instituto Politécnico Nacional lo seleccionó como "Mexicano Notable".

Alejado de la política, el violinista acaricia un anhelo individual: tocar con la Sinfónica Nacional el concierto para violín de Sibelius.

"Hay que estar preparado musical y mentalmente". Lo sabe, y en ello trabaja.

Andrea Martínez de la Vega Maldonado: Estudiante de la Universidad Iberoamericana

Metepec, Estado de México. 19 de enero de 1993.

'Debemos quitarnos la apatía'

Andro Aguilar

De inicio, Andrea dice no saber cómo sostiene un promedio de 9.6 en la carrera de Comunicación en la Universidad Iberoamericana, pero enseguida revela su secreto: se esfuerza demasiado en las materias que le encantan; en las que no, sólo cumple con lo que le piden.

Para ella no es nada extraordinario, pues tiene la oportunidad de enfocarse a su prioridad: estudiar.

Durante dos años jugó futbol en su universidad, pero lo dejó en verano para participar con siete compañeros en un seminario de alfabetización mediática y aprender a consumir críticamente los medios de comunicación, desde un periódico y un noticiero, hasta una película o una telenovela.

Lo aprendido en la Salzburg Academy on Media and Global Change, en Austria, ya lo aplicó a 17 kilómetros del volcán Popocatépetl, en Atlautla, Estado de México.

Como parte de su servicio social trabajó un mes con un grupo de madres de familia a quienes ella y cuatro compañeros orientaron para identificar los estereotipos y mensajes entre líneas de La rosa de Guadalupe, una serie de Televisa que alcanza los 20 puntos de rating. Las mujeres les agradecieron con un mole rojo y unas tortillas hechas a mano.

Los jóvenes ahora trabajan con una comunidad indígena de Tlaxcala.

Andrea sabe del alcance de los monopolios mediáticos en México, pero también de la responsabilidad que la sociedad tiene para consumirlos críticamente. Si los ciudadanos ejercieran esa responsabilidad, señala, los efectos se reflejarían hasta en las elecciones.

Lectora de Ray Bradbury, la joven busca estudiar en el extranjero para volver a México a trabajar en el periodismo escrito, la investigación y la academia. Desea conservar siempre su hambre de aprender.

-¿Qué les toca hacer a los jóvenes de 20 años? -se le...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA