Revenden venezolanos para subsistir ante crisis - 22 de Junio de 2015 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 575162370

Revenden venezolanos para subsistir ante crisis

Autor:Valentina Oropeza
RESUMEN

Ganan más en un día de lo que obtienen policías y médicos al mes. Sacan provecho del desabasto y palian deterioro del mercado laboral

 
EXTRACTO GRATUITO

Especial

CARACAS.- Madrugan, hacen colas durante horas en supermercados y farmacias, y luego revenden los productos que compraron a precios regulados lo más caro que pueden.

Los llaman "bachaqueros" y se han convertido en los protagonistas de una nueva forma de comercio informal en Venezuela, la cual apuesta por sacarle provecho al desabasto.

Andrés abandonó su trabajo como obrero en una construcción en Caracas y se volvió "bachaquero" en febrero, justo cuando entró en vigencia el primer incremento del sueldo mínimo aprobado este año por el Presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Hoy confiesa orgulloso que, en un buen día de reventa de productos difíciles de encontrar en los anaqueles -como leche, pollo, azúcar, café, papel sanitario o jabón para lavar la ropa- puede ganar 6 mil bolívares (13 dólares con el tipo de cambio no oficial).

Eso es más de lo que ganan al mes un maestro de primaria, un médico residente o un policía.

"Me volví bachaquero porque me cansé de vivir pelando (sin dinero). El problema no somos los que revendemos, sino la escasez que obliga a la gente a comprar con sobreprecio", dijo Andrés a REFORMA.

El "bachaqueo" es un término de vieja data acuñado en el occidente de Venezuela para referirse a los contrabandistas que cruzan la frontera con Colombia y revenden gasolina.

Pero no sólo es rentable para los rubros de alimentos, artículos de aseo personal y limpieza doméstica.

Katy, por ejemplo, revende lavadoras y refrigeradores que se comercializan en las tiendas departamentales que fueron intervenidas por el Gobierno venezolano en noviembre de 2013, poco antes de las últimas elecciones municipales, presuntamente para frenar la especulación e imponer "precios justos" a los electrodomésticos.

Por un refrigerador de 12 pies valuado por la Superintendencia de Precios Justos en 15 mil bolívares (cerca de 34 dólares a la tasa no oficial), Katy obtiene 40 mil (91 dólares aproximadamente) en la reventa.

Una lavadora automática con capacidad para cargar 10 kilogramos cuesta en vitrina 16 mil 800 bolívares (38 dólares). En el mercado negro vale 70 mil (casi 160 dólares).

La socióloga Genny Zúñiga, investigadora especializada en el mercado laboral venezolano, explicó a REFORMA que, si bien el "bachaqueo" surge como respuesta al desabastecimiento, también está enraizado en dos fallas estructurales: la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA