Roberta Lajous / Perú: segunda vuelta - 6 de Agosto de 2006 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 194884475

Roberta Lajous / Perú: segunda vuelta

Autor:Roberta Lajous
 
EXTRACTO GRATUITO

Nunca segundas vueltas fueron buenas, reza la sabiduría popular. Pero Alan García regresa al poder por segunda ocasión después de 16 años, que incluyeron la persecución y el exilio, con buenos augurios. Regresa también como resultado de una segunda vuelta electoral. Nombró un gabinete plural y su programa dista del antiguo populismo del APRA.

En una sesión solemne del Congreso, que coincidió con la fiesta nacional de independencia, el ahora ex presidente Alejandro Toledo se despidió y pidió para su sucesor un mejor trato del que recibió. Enfatizó la estabilidad macroeconómica alcanzada y la reducción de la pobreza de 24 a 17 por ciento. Dejó concluida la negociación de un Tratado de Libre Comercio con EU y entregó el poder con una celebración, poco frecuente en el Perú. Asistimos como testigos decenas de invitados extranjeros, incluidos varios jefes de Estado de América Latina.

La crónica del diario de abolengo en Lima relató que antes de entrar al recinto legislativo, Alan García pasó unos minutos por la iglesia de San Pedro lo cual causó alboroto pues "no podríamos asegurar qué cosa hizo exactamente García en el recinto, pero no habría ido a pedir perdón por sus pecados, porque sólo demoró tres minutos". Sin embargo, su discurso de inauguración se caracterizó por la austeridad, la eficiencia gubernamental y la lucha contra la pobreza. Con estas propuestas arrebató banderas a la oposición. En particular a Ollanta Humala a quien le ganó, con apenas 5 por ciento del voto, en la segunda vuelta. El discurso generó reacciones favorables en el empresariado. A través de su vocero expresó que "ahora el reto está en pasar de los buenos deseos a las obras concretas". El primer compromiso está en alcanzar agua para todos, en un país que hasta en la capital escasea.

Una sola premisa ideológica tiene el discurso de García: declaró agotado el llamado "consenso de Washington". La prioridad son ahora los 13 millones de pobres. Para atenderlos propone programas específicos, algunos de ellos financiados de manera directa por los ahorros obtenidos de las medidas de austeridad propuestas con decreto en mano. Al día siguiente se aprobó la reducción del sueldo del presidente de la República, los parlamentarios y muchos funcionarios de gobierno. También presentó decretos para evitar la duplicación de funciones y niveles en la administración pública. El objetivo es...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA