San Cadilla - 26 de Febrero de 2019 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 768752517

San Cadilla

 
EXTRACTO GRATUITO

Lo sacó

¿Por qué normalmente los que salen a echar bronca con ciertos aires de superioridad son extranjeros?

No es que sólo ellos lo hagan, ni que todos sean así, no, para nada, hay que aclararlo, pero normalmente son quienes se sienten con un grado de superioridad casi casi diciendo: "Te estoy haciendo el favor de venir a jugar a tu Liga", cuando, si nos ponemos en su papel, se les puede decir que les va bien económicamente pooorque vieeenen a nuestra Liga.

En un lapso de 36 horas, o sea, día y medio, dos personajes importantes de nuestro futbol sacaron lo que sienten lo que piensan, lo que tanto desean decir y hacer, pero se guardan muy a su pesar... pero ya no pudieron más.

Por todos es sabido, o al menos los que estamos de este lado, que el jugador promedio, hablo del futbolista, tiene un resentimiento, una mala vibra, una mala imagen, y algunos hasta un odio, a los reporteros y hasta a comentaristas.

(Aclaro una y otra vez: no generalizo, pero sí son la mayoría).

Pues el sábado, al término del juego en el que el Ameee derrotó 3-0 a Lobos BUAP, el señor Agustín Federico Marchesín, un jugador cierta bipolaridad -y los hechos lo evidencian- salió a declarar a la zona mixta y se fue calentando cuando le preguntaron de sus gestos que hizo a la tribuna tras uno de los goles de su compañero Nico Castillo.

El portero del América salió a dar entrevistas a la zona mixta y dijo que no había hecho señas en contra de nadie... pero oooh, sorpresa, mi Marche, eso es difícil de negar en pleno 2019, pues los videos nos evidencian muy fuerte.

Se ve claramente que cuando Nico anota, él se lleva las manos a los oídos ("no los oigo"), para luego hacerles un claro corte de manga, recriminando así a la afición (poca, por cierto) que le silbó a Nico en su garrafal falla.

"No hay que hacer polémica por todo lo que hago en la cancha... a ustedes les encanta hablar pendejadas", dijo el arquero.

El problema ahí no es tanto lo que dijo, porque él tiene el derecho de decir lo que sea, y si piensa que en los medios se dicen puras pend..., pues es su visión y se respeta.

El problema es la forma cobarde de hacerlo: "A ustedes les encanta decir pendejadas", terminó de decirlo, se dio la media vuelta y se fue sin dar oportunidad de preguntarle acerca de su comentario.

"Ay, sí, tu mamá está muy gorda y muy fea", me doy la media vuelta y dejo hablando solos a mis amiguitos para sentir que soy el mejor.

PD: En mi rancho se les dice de una manera.

Ya no es buena

Y a quien...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA