Seduce con nuevos interiores - 3 de Mayo de 2021 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 866294930

Seduce con nuevos interiores

Autor:Tania Romero
 
EXTRACTO GRATUITO

En esta casa vivió de niño, un tiempo estuvo rentada, pero el año pasado el cliente la compró a sus papás para remodelarla y habitarla con su propia familia. Encargó la misión al despacho Fenómeno Arquitectura.

Casa Castillo se diseñó con un estilo de hacienda mexicana y el material predominante fue el tabique rojo. Era una estructura muy robusta en general, con numerosas bóvedas ligeras de cañón.

La residencia se distribuye en dos niveles; en el de acceso está la mayoría de los espacios privados y sociales, mientras que en la planta baja se encuentran el salón de juegos, las áreas de servicio y el jardín.

Los artífices lograron complementar lo robusto y pesado del casco original con lo ligero y contemporáneo de los espacios en su interior, lo que dio como resultado un ambiente nuevo, agradable y acogedor para vivir.

"Nos pidieron que por fuera no cambiáramos el estilo, se quedó en ladrillos, muy estilo hacienda, pero que por dentro sí reformáramos todos los acabados. Se movieron pocos espacios, lo que se hizo más bien fue darle completamente otro estilo en los acabados, en los accesorios, en los muebles de baño, en las luminarias y carpinterías", platicó Eduardo Soberón, uno de los socios del despacho de arquitectura.

La cocina sí se modificó, pues era muy chica, y a su lado tenía un antecomedor. Se tiró el muro divisorio para hacer una superficie integral muy grande.

"Aprovechamos para hacer una extensa terraza afuera de la cocina, donde se puso un asador, un horno y una pérgola para comer ahí", indicó el arquitecto.

Otra área pequeña que se modificó fue un cuarto de televisión que, a un lado, tenía una recámara y hoy luce más amplia. Había también cuatro habitaciones, dos de ellas compartían baño, pero se tiró una división y quedaron tres recámaras, cada una con su sanitario completo.

RESTAURACIÓN AD HOC

Otra consigna en este proyecto, explicó Soberón, fue restaurar lo que estuviera desgastado, como las vigas de madera de los techos, ya que éstas eran muy particulares: donde no había bóvedas, había vigas.

Los techos se arreglaron, a las bóvedas de ladrillo rojo se les aplicó un tratamiento para limpiarlas, y así se logró que contrarrestaran todos los acabados y elementos modernos que pusieron los artífices.

En la reforma se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA