Jesús Silva-Herzog Márquez / Fascinación por la apariencia - 12 de Mayo de 2014 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 510397202

Jesús Silva-Herzog Márquez / Fascinación por la apariencia

Autor:Jesús Silva-Herzog Márquez
 
EXTRACTO GRATUITO

Tienen uniformes nuevos. Se les han entregado armas y vehículos con emblema de las fuerzas rurales. La ceremonia, presidida por el Comisionado para la seguridad, adquiere el sentido de una conversión colectiva. Los justicieros se institucionalizan y asumen su papel de entidades de Estado. El vocero más vistoso de las autodefensas proclama: "somos gobierno". El delegado federal, citando a un Brecht pasado por Silvio Rodríguez, les dice enfáticamente: ustedes son los imprescindibles.

La escena es elocuente. El cambio público de vestuario, la entrega formal de las armas, la recepción de las camionetas, los discursos y las poses, los gestos marciales de los nuevos gendarmes. Un letrero que dice "Toma de protesta, Fuerza Rural". El gobernador y el congreso local visiblemente ausentes. Se trata de una organización formalmente estatal pero no hay representantes de Michoacán. El espectáculo proyecta un mensaje: los ejércitos privados se han encauzado virtuosamente a la legalidad. Y sin embargo, el problema de las autodefensas permanece. El uniforme no resuelve nada. Quienes ahora se declaran gobierno han registrado miles de armas cuya portación es un delito... y las han conservado, bajo la promesa de ser discretos. Dieron su palabra de que no las exhibirían. Lejos de pasar las pruebas de confianza que se han establecido para formar cuerpos profesionales de seguridad, las policías rurales se han reclutado gracias a una negociación política. Éste es un fruto del diálogo, dice el procónsul. No de la legalidad, del reclutamiento profesional, de un proceso propiamente institucional, sino de una negociación que absuelve a unos y condena a otros. Los que ayer eran tratados como imprescindibles se convirtieron poco tiempo después en impresentables. Eso sí: la ceremonia de toma de protesta fue impecable.

Se nos dice con insistencia que hemos recuperado para el Estado la conducción de la política educativa. La expresión la repiten los voceros gubernamentales una y otra vez. Durante mucho tiempo el Estado perdió la rectoría en materia educativa, la hemos rescatado para el bien público, declara con su esponjosa grandilocuencia el Secretario de Educación. Los maestros conseguirán plazas por sus méritos y no por su relación con el sindicato, dice. Para demostrar esa determinación, se impulsó un cambio constitucional. El nuevo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA