Sólo para ti - 22 de Mayo de 2016 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 640211117

Sólo para ti

Autor:Luis Madrigal
RESUMEN

Akko, Israel. A orillas del Mediterráneo, este destino sorprende con su historia y gastronomía

 
EXTRACTO GRATUITO

ENVIADO

AKKO, Israel.- Todo mundo ha estado aquí.

Ese debería ser el lema oficial para atraer visitantes a Akko. No sólo es cierto -las paredes de esta ciudad al norte de Israel han visto pasar a judíos en busca de refugio, cristianos entre cruzadas, otomanos durante el imperio y británicos durante su mandato- sino que también introduce un elemento de duda en la mente de los visitantes potenciales: ¿puede uno darse el lujo de perderse algo que el resto de la humanidad ya vio?

Sin embargo, aunque por sus costas mediterráneas y su posición geopolítica estratégica Akko ha sido una ciudad históricamente disputada, se trata de un hueco turístico discreto que no figura entre los planes de quienes deciden visitar Tierra Santa.

He ahí un error tremendo.

Un viaje a Akko desde Tel Aviv no toma más de dos horas en un tren de primer nivel, que de paso ofrece unas vistas únicas del litoral israelí.

La recompensa es un sitio magnífico, de catálogo de la UNESCO, con una historia milenaria, restaurantes tan buenos como sus puestos callejeros, un mercado donde un judío vende telas frente a un árabe que vende especias, a unos pasos de un mar esplendoroso y calles laberínticas donde vale la pena perderse caminando.

Un buen punto para iniciar es el Centro de Visitantes, situado adecuadamente bajo la sombra de unos ficus enormes a la entrada de la ciudadela.

He aquí 8 mil 300 metros cuadrados de un complejo perfectamente conservado, construido en el siglo 13, que lo mismo albergaba un enorme hospital para los caballeros templarios que una sala de banquetes para Ricardo Corazón de León.

Es, por efecto de la naturaleza cebollesca de Akko, una ciudad entera, con sus calles y paredes, debajo de la capa de la de ahora. Hay que descender unas escaleras para entrar, literalmente, a otra época.

En algunos puntos del recorrido es posible incluso asomarse a una capa inferior: la del periodo árabe, del siglo 7.

Uno puede pasear tranquilamente por los estrechísimos pasillos de lo que solía ser el drenaje en tiempos de las cruzadas y salir directamente al bazar turco de la ciudad.

Akko es una joya local, visitada principalmente durante los fines de semana por los israelíes que saben que aquí se come bien, es más barato que Tel Aviv o Jerusalén, y lo mismo se puede disfrutar de un día de playa que de un paseo romántico por el casco antiguo.

Además de la ciudadela, en Akko, un puerto antiquísimo, vale la pena recorrer el muro que rodea la ciudad vieja y los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA