TOLVANERA / Pelotón de la muerte - 23 de Junio de 2014 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 515998334

TOLVANERA / Pelotón de la muerte

Autor:Roberto Zamarripa
 
EXTRACTO GRATUITO

A propósito del celebrado empate mexicano con Brasil la semana pasada, viene a cuento Manuel Manzo, el anotador de un épico gol que también dio empate a México ante los sudamericanos, un 30 de marzo de 1974 en Río de Janeiro.

"Íbamos abajo y ahí en el Maracaná, era algo impresionante. De repente que viene un centro y yo me encarreré y vi clarito que sí llegaba. Asesté el cabezazo y ¡gol! Me pareció un sueño, pero algo que realmente gocé junto con todos mis compañeros", contó Manzo. (Infierno y gloria de un futbolista. La vida de Manuel Manzo, libro escrito por el periodista José Manuel Flores y publicado en 1988).

Manzo simbolizó una etapa típica del futbol mexicano. Jugador callejero, huérfano de madre a los 6 años de edad, abandonado por su padre, chofer de un autobús urbano, adquirió notoriedad como goleador del Torneo de los Barrios.

Seleccionado olímpico, mediocampista estelar en equipos como Atlético Español, Guadalajara, Tigres, Pumas, Neza y Atlante, Manzo, un auténtico crack, fue devorado por el alcohol.

Jugando para un equipo de Houston en 1979, al regreso de una cena de la que venía ebrio, Manzo se lanzó de un trampolín a la alberca del condominio.

"Al tirarme el clavado le dije a mi mujer: ahí te va el 'Tiburón' Manzo y me tiré tan recto que fui directito a pegarme en la cabeza; entonces como que me atonté, más de lo que estaba y dije: pues ya me pegué, ¿no? y pues quise salir pero no me funcionaron las piernas y los brazos".

Manzo fue salvado de milagro por una vecina. Tras ese incidente que le tronó las cervicales nadie auguraba que retornaría a las canchas. Regresó a las Chivas una temporada y después hizo campeón a los Pumas.

Jorge López Amores, un fanático mexicano seguidor de la selección en el Mundial de Brasil, completamente ebrio, se lanzó un clavado de lo alto de un crucero y se lo tragó el mar. La policía brasileña, que indaga el incidente con la hipótesis del suicidio, encontró en su camarote cinco botellas vacías del demoledor mezcal "Pelotón de la muerte" (una bebida con toques ahumados y notas de melón y nuez, según los promotores de la bebida) que habría ingerido durante su estancia en el barco para catalizar la celebración del empate de México con Brasil.

Por López Amores y por un grito ofensivo, la afición mexicana...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA