Tragaluz / Mariclaire Acosta: '¡Me defenestraron!' - 7 de Septiembre de 2003 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 81988769

Tragaluz / Mariclaire Acosta: '¡Me defenestraron!'

Autor:Fernando del Collado
 
EXTRACTO GRATUITO

Más de tres décadas dedicadas a la lucha por los derechos humanos la han vuelto toda una figura y emblema en el país. Más allá, incluso, de las dobles señales y las "políticas faccionales" que tanto criticó Vicente Fox en su Tercer Informe de Gobierno. Su remoción como subsecretaria de Relaciones Exteriores sin mayores explicaciones es por lo menos contradictoria. Lo que cala son los filos.

-¿Cómo andamos?

-¡Bien, andamos bien!

-¿Seguimos enojados?

-No, no... estoy disfrutando caminar por la calle, ser persona otra vez. ¡No ser funcionaria!

-¿Le gustan los sapos?

-Nooo.

-¿No los ha tenido que digerir últimamente?

-Dos, tres, ¡prefiero digerir sapos que convivir con uno!

-¿Ya supo, finalmente, qué es la política?

-Ahora sí ya sé.

-¿Qué es?

-Es el arte de comer mierda sin hacer gestos. Es estar en el centro de una tormenta. Es que te agarren unas olas y te revuelquen. Es nadar de muertito y nadar vigorosamente a donde quieres. Son muchas cosas, pero es un ejercicio fascinante.

-Por cierto, ¿qué gesto se merece Derbez?

-¿Gesto mío?... ¡Ay!... La indiferencia.

-¿No le parece una tortura?

-Pues ya salí de ahí.

-¿Le ha dicho todo lo que tenía que decirle?

-Sí, sí... Y no se merece mucho.

-¿Es usted supersticiosa?

-Tengo un lado de superstición.

-¿Qué le pasará a Derbez?

-A la gente mentirosa le pasan dos cosas. Y si mintió tendrá que vérselas con eso.

-¿Qué aprendió de ser funcionaria pública?

-Aprendí que sí se pueden hacer cosas, pero que haces la décima parte de lo que te propusiste. Aprendí que es un sistema aplastante. Aprendí lo enormemente complicado que es representar a un Estado...

-Es para la historia, ¿la corrieron o se fue?

-¡Me defenestraron! Destruyeron mi puesto. Quizá sea un elogio: si para correrte tienen que desaparecer tu oficina, pues no está mal, ¿no?

-¿Se quedó sola?

-No, para nada. Me sentía más sola ahí adentro que afuera.

-¿Quién le dio la espalda?

-Muy poca gente.

-Una.

-No quiero decir nombres. Alguno que otro funcionario con quienes tenía un contacto estrecho. Pero fueron los menos.

-¿Creel, entre ellos?

-Para nada, si alguien me acompañó en esto con solidaridad fue Santiago Creel.

-¿Quedó más como víctima o como mártir?

-¡Quién sabe!

-Como desempleada sí.

-¡Eso sí, seguro!

-¿Le da pena?

-Para nada... ¡Me preocupa estar desempleada!

-La izquierda ha de estar contenta, ¿no?

-Algunos sectores de la izquierda.

-¿José Luis Soberanes?

-¡Ese debe estar feliz!

-¿Le ganó?

-No, porque no estaba peleando. Pero él, ciertamente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA