VENTAJA COMPETITIVA / De rápido a instantáneo - 22 de Noviembre de 2017 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 697178901

VENTAJA COMPETITIVA / De rápido a instantáneo

Autor:Francisco Fernández-Castillo
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

El 99 por ciento de las empresas mexicanas son micro, pequeñas o medianas (Mipymes), generan 72 por ciento de los puestos de trabajo y 52 por ciento de todo el Producto Interno Bruto nacional. Por tanto, incentivar su existencia y cuidar su desempeño es clave, sobre todo porque más del 20 por ciento de ellas no sobrevive al primer año y sólo un 27 por ciento llega a su séptimo aniversario. Y no se trata sólo de apoyar la resistencia de las empresas, sino también incentivar la creación de más a fin de que la tasa de recambio (las que nacen menos las que mueren) sea positiva y así, crezca el empleo.

Esta ha sido una prioridad del Gobierno federal desde hace ya más de 20 años, particularmente en lo relacionado con la facilidad para abrir un nuevo negocio. Al principio, los esfuerzos se concentraron en realizar una tala regulatoria para eliminar todas aquellas leyes o requisitos que estaban anticuados, no generaban utilidad o presentaban redundancia. También se comenzó a diferenciar los giros de bajo riesgo del resto, simplificando las exigencias para estos primeros que son la inmensa mayoría (más del 75 por ciento) y que no requieren tantos condicionantes como cuando hay involucradas cuestiones de salud o medioambientales, entre otros.

Un segundo esfuerzo llegó a partir del 2002, cuando se buscó homologar los requisitos a nivel municipal y concentrar todas las gestiones del ciudadano en un sólo sitio. Así nació el Sistema de Apertura Rápida de Empresas (SARE) en cuyos módulos municipales un individuo o colectivo podría obtener una licencia de funcionamiento para su negocio en tres semanas o en 72 horas según si previamente necesitaban constituirse o no como empresa. Desde entonces, el tramo municipal (72 horas) implica dos visitas al módulo en donde ha de presentarse una identificación, la constancia de posesión legal de establecimiento, dos fotos del local y el acta constitutiva y poder del representante legal en caso de ser una empresa, circunstancia que es especialmente recomendable. Pero precisamente para lograrlo, los interesados habrán tenido previamente que constituir su empresa, realizando otras tantas visitas y trámites al SAT, al IMSS y al notario (que se encarga también de registrarlo ante el Registro Público de Comercio). Además de lo anterior, es necesario pagar los honorarios correspondientes al notario, al Registro y también los derechos municipales que sean necesarios.

Este sistema "rápido" supuso una mejora...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA