Visión Internacional/ Transición y ruptura - 24 de Septiembre de 2002 - Reforma - México DF - Noticias - VLEX 81893559

Visión Internacional/ Transición y ruptura

Autor:Theotonio dos Santos
 
EXTRACTO GRATUITO

Lo que queda claro es que vivimos el final de una orientación de política económica, que obedecía a una doctrina y a un programa de acción (el Consenso de Washington utilizado como marco internacional de poder institucional y financiero).

De hecho, la mayoría aplastante de la población brasileña (el 70 o 75 por ciento, según las encuestas) rechaza al Gobierno Fernando Henrique Cardoso y desea un nuevo programa económico que retome el crecimiento económico y el pleno empleo como meta, sin abandonar la preocupación con el control inflacionario.

Más grave aún: la recesión, el desempleo, el desgarramiento del tejido social, resultante del estancamiento económico, amenaza el equilibrio económico, monetario y financiero que se convirtió en la meta fundamental del Gobierno actual.

En primer lugar, vivimos la crisis cambiaria que se encuentra en marcha y que amenaza dejar el país sin divisas para atender los enormes déficit cambiarios generados por la política de sobrevaluación del real (la famosa ancla cambiaria que generó un periodo de falso control inflacionario) y de atracción irresponsable de capitales internacionales que ahora cobran sus ganancias y se retiran del país.

En segundo lugar, encontramos la crisis fiscal resultante de los enormes pagos del servicio de una deuda interna colosal, generada para atraer capitales del exterior a altísimas tasas de interés.

En tercer lugar vivimos la angustia de una recesión que corona un periodo de bajísimo crecimiento iniciado en los años 80 del siglo 20 y agravada por las políticas irresponsables del último plan económico.

Esta situación básica demanda la formación de un frente alternativo que reúna los amplios sectores sociales afectados por esta situación. Las elecciones del 2002 tienen por fondo evidente las varias propuestas para constituir este frente que se reconoce como necesario por las cuatro candidaturas presidenciales.

La fuerza de oposición más evidente y conocida al modelo económico imperante es el Partido de los Trabajadores cuya candidatura presidencial, el ex metalúrgico Lula Da Silva, se mantuvo en primer lugar en todas las encuestas electorales durante los últimos años. Con el objetivo de ganar estas elecciones, cuando entra en crisis el modelo neoliberal y se necesita un frente social alternativo, el PT definió una política de alianzas hacia el centro. Con esto perdió el apoyo de los partidos de izquierda más significativos del frente de izquierda que encabezó en las elecciones de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA